Usted está aquí: Home

El gas natural desplazará las renovables en Canarias

Publicado en Dossier Opinión
Valora este artículo
(1 Voto)

Por Antonio Cabrera (*)

 

En la península asistimos en los últimos años, después del boom de las Centrales Térmicas de Ciclo Combinados (CTCC), a una confrontación en el mercado eléctrico entre las centrales térmicas de ciclo combinado y las renovables especialmente la eólica y fotovoltaica, donde el gas natural le está haciendo la competencia a la penetración de las energías limpias, las cuales tienen preferencia para verter a la red eléctrica reconocida en directivas europeas y en la normativa española.

 

En el primer trimestre del presente año las renovables aportaron un 50% al mix eléctrico y en junio 2013 las centrales de Ciclo Combinado aportaron un 8%, un treinta por ciento de su rendimiento, y las renovables el 46% (hidráulica, solar térmica, fotovoltaica y eólica). En la última década los ciclos combinados se han instalado sin control pasando,  con unas previsiones de crecimiento que han fracasado, de cero a unos 27.000 MW instalados, iniciativas privadas con cuantiosas subvenciones públicas como son los incentivos a la inversión, 26.000€/MW durante los diez primeros años y los pagos por disponibilidad de capacidad de potencia que en el año 2.011 fueron unos 1.600 millones de €. En defensa del sector gasístico la patronal UNESA está demandando al ministerio de industria y energía la supresión de  la preferencia de las renovables en el mercado, solicitud, como no podía ser de otra manera, ha sido atendida como podemos observar en la Disposición final primera en el punto dos-d del “Proyecto de Ley para la garantía del suministro e incremento de la competencia en los sistemas eléctricos insulares y extrapeninsulares”, en trámite parlamentario, que dice textualmente, …supresión o modificación temporal de los derechos que para los productores en el régimen especial se establecen en el capítulo II del título IV de la Ley 54/1997, de 27 de noviembre, del Sector Eléctrico.

El BOE al servicio de los intereses privados de las eléctricas. Se cambia lo que haya que cambiar aunque se incumplan normativas europeas.

La competencia entre estas dos tecnologías que ahora se está produciendo en la península es lo que vamos a tener aquí si el gas natural se instala en Tenerife y Gran Canaria, aunque la moto que nos están vendiendo es que los ciclos combinados con gas natural es necesario para el desarrollo de las renovables como tecnología de apoyo. Cuando Roque Calero, en uno de sus últimos trabajo sobre una propuesta de sistema eléctrico alternativo de transición para Gran Canaria, demuestra que es posible el máximo aprovechamiento de las renovables con la hidráulica de bombeo y grupos diesel de apoyo sin necesidad del gas natural.

Hace 25 años con las tecnologías renovables inmaduras, sin lugar a dudas, el gas natural era la alternativa cuando el parlamento canario optó por él  frente al carbón, pero hoy, un cuarto de siglo después, no lo es, los avances producidos en investigación y desarrollo han hecho competitivas a las energías limpias frente a las convencionales y, además, en Canarias son las únicas energías primarias que, en el marco de un nuevo modelo energético, dan respuesta a los grandes retos que tienen los sistemas energéticos insulares, especialmente a la dependencia y a la insostenibilidad económica y ambiental. La ley de reforma de los sistemas insulares, en trámite parlamentario en estos momentos, no va a resolver nada porque parte de un diagnóstico intencionadamente erróneo y representa la continuidad del modelo convencional.

Los cálculos del ministerio de industria y energía para la viabilidad económica del negocio del gas natural en Canarias están hechos a partir de 5.000 horas anuales de funcionamiento de las CTCC como consta en la documentación del debate parlamentario del citado proyecto de ley, cuando en la península están por debajo de las 2.000 horas. Es decir, el gestor técnico del sistema, Enagas, cuando se apruebe la Ley para la garantía del suministro e incremento de la competencia de los sistemas insulares y extrapeninsulares no tendrá ningún inconveniente legal en parar la penetración de renovables en la red para salvar el negocio del gas natural. Teniendo en cuenta que hay que recuperar, además, una inversión de más de 600 m€ en las dos regasificadoras más el coste de los oleoductos para gas ciudad.

Y el cabildo de Tenerife, que no levanta la voz frente al atropello que representa para las renovables la nefasta política energética del PP, en los tres primeros proyectos que ha presentado a la Red Transeuropea de Transporte, se encuentra uno para llevar gas natural desde Granadilla al puerto de S/C para el suministro de barcos y se estudia, también, como combustible para las guaguas de Titsa y el tranvía (Diario de Avisos 30/06/13). Recordamos que el lema de “TFsemueve” es ¡Defiende el futuro de tu Isla!, es decir, con el gas natural defiende el futuro de Tenerife y ¿las renovables qué?.

Máxima celeridad del ministerio de don José Manuel Soria para la autorización de las prospecciones petrolíferas frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura, pues para el señor ministro, según declaraciones hechas en Fuerteventura el 29 de junio en el marco del Foro de la Energía y el Turismo organizado por el PP de la Isla, en las que justificaba todo tipo de autorizaciones en el suelo patrio para la búsqueda de hidrocarburos convencionales o no, puesto que con la dependencia energética se acaba sustituyendo el petróleo importado por el propio.  

El hombre se aplica en la defensa de los intereses de Repsol y compañía, como lo hemos visto recular ante las insinuaciones de Endesa de echar a Aznar de su consejo de administración porque en el texto original de la Ley de reforma de los sistemas insulares quería acabar con su monopolio y, hecha la corrección correspondiente todos en paz. La puerta giratoria en pleno funcionamiento.

 En las Islas queda claro que el objetivo principal, en momentos de transición de modelo energético, es abrir hueco en los sistemas energéticos insulares a los recursos fósiles, desplazando a las renovables, para dar continuidad al negocio privado de una multinacional italiana, Enel, que es la que tiene el 92% de las acciones de Unelco/Endesa y a los del gas natural, Enagas y Gascan. Mientras tanto, las iniciativas que representan una democratización del sistema energético como es la generación descentralizada de renovables, a través del autoconsumo con balance neto duerme el sueño de los justos.

 

(*) Antonio Cabrera. Miembro de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético para Canarias

 

 

 


Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com