Usted está aquí: HomeCULTURAArtesaníaTimoteo Álvarez, el hombre que habla con los puros

Timoteo Álvarez, el hombre que habla con los puros

Publicado en Artesanía
Valora este artículo
(2 votos)

Por Isidoro Sánchez García (*)

 

A Timoteo le conocí en Breña Alta hace poco tiempo. Fue con ocasión de un reportaje fotográfico que estábamos realizando los miembros del grupo CPC para el libro CANARIAS DESDE EL MAR HASTA EL CIELO A TRAVÉS DE LOS 4 PARQUES NACIONALES. Uno de ellos es la Caldera de Taburiente, declarado en octubre de 1954, y dentro de este Parque Nacional el municipio de Breña Alta, al estar incluido dentro de su área de influencia socioeconómica.

 

Nos acercamos al museo por sugerencia de los tíos Eduardo y Mari Carmen que han apostado por su finca El Reventón, en San Pedro. Timoteo salió fotografiado por el peruano Manuel Méndez que le captó elaborando a mano un puro palmero, con una tripa muy singular y una capa especial.

 

 

Un año más tarde fui invitado por la gerente del Museo, la amiga Carmen Concepción, para presentar el libro Cuba desde mi ventana. Se trata de una recopilación de mis memorias cubanas durante un cuarto de siglo, entre 1985 y 2010, de mis andanzas por la isla grande de las Antillas, en el Caribe. Volví a saludar a Timoteo y me preguntó por mis antecedentes políticos. Me había identificado, entre otras cosas, por mi ascendencia de La Orotava y  también por su inquietud con las cosas de las islas, entre las que la política no le era ajena.

 

 

Timoteo y La Orotava

Lo cierto que se explayó contándome sus visitas a La Orotava cuando su juventud. Se debía a que su tío, Clemente Álvarez, trabajaba como tabaquero en la tienda de don Pedro Afonso, hermano de don Leoncio, que había apostado por la villa de La Orotava, al pie del Teide, por culpa de doña Ana López. Casualidades de la vida hacen que don Pedro y familia residan en la planta baja del edificio familiar de la calle Calvario, 3, en La Orotava, situado frente al viejo bar Parada y la casa de don Cristóbal (a), el guanchero, transformada posteriormente en el cine de don Casiano y actualmente en la sala Teobaldo Power.

 

Pedrito Afonso  López, fruto del matrimonio, nació unos días antes que yo, a finales de diciembre del 41, mientras que Isidorito, conoció la entrada a la vida el 29 del mes de enero del 42. Ambos disfrutamos en nuestra infancia de la educación cívica familiar y de la religiosa por parte de los salesianos en el Colegio de San Isidro. El baloncesto y las clases no se daban mal. Así jugamos juntos en el mismo equipo y nos fuimos a estudiar luego a Madrid. Pedro marchó a Costa Rica para estudiar y profundizar en la gea de Mesoamérica y yo me volví a Canarias para gestionar la conservación de la naturaleza.

 

A todas estas, Timoteo se acercaba de vez en cuando a La Orotava  a pasar unos días con su tío Clemente y obviamente a saludar a su paisano don Pedro Afonso que era también natural de Breña Alta.

 

Hace pocos días, el miércoles 5 de junio de 2013, Día Mundial del Medio Ambiente, nos acercamos de nuevo al Museo de Breña Alta de la mano del libro sobre Canarias y los Parques Nacionales como experiencia volcánica única, en línea con la filosofía de la empresa pública PROMOTUR. Saludamos de nuevo al amigo Timoteo y seguimos hablando del tabaco y de la familia Afonso, de don Pedro y su hijo Pedro, de don Leoncio y de su hijo Antonio. También de don Bernardo Álvarez, actualmente obispo de la diócesi nivariense, pariente de la familia Afonso.

 

 

Amante de la historia y del arte del puro

Al terminar mi charla explicativa sobre Viera y Clavijo y Telesforo Bravo, a quienes le dedicamos el libro los miembros del grupo CPC, y después de contar mi convivencia en la isla de El Hierro con la portuense Peña Baeza, descubro que Timoteo era pariente del recordado Zósimo Hernández, responsable máximo del medio ambiente en la isla del Meridiano, donde aprendí ahorrar agua con él después de conocer in situ la historia del árbol santo de los bimbaches, el Garoé.

 

Su parentesco con Zósimo, acentuó más mi interés por el amigo Timoteo y continué preguntándole sobre su currículo. Descubro que tiene un año menos que yo, y había sido responsable de comunicación en  el mundo de la marina y de la aviación. Pero el tabaco le atraía, como buen palmero, y por ello se le vía disfrutar cuando nos explicaba la historia del cultivo y la elaboración del tabaco, en La Palma y en Cuba. 

 

Hemos quedado emplazados para vernos de nuevo el próximo año cuando vayamos al museo para colgar, entre mayo y julio, una expo de dibujos de un pintor canario muy especial Juan Ismael. Los encontré en Cuba en 2008 después de saber que eran de 1930, fecha en que el surrealista canario ilustró con ornamentaciones artísticas un poemario del cubano Andrés de Piedra Bueno dedicado a su amada Yolanda Lleonart y que plasmó en el libro YOLANDIA.

 

(*) Isidoro Sánchez García. Ingeniero de Montes

Junio de 2013

 

 

 

 

 

 

Visto 2260 veces

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com