Usted está aquí: HomeCULTURACulturaContra las cuerdas el escritor chino Mo Yan, Premio Nobel de Literatura 2012

Contra las cuerdas el escritor chino Mo Yan, Premio Nobel de Literatura 2012

Publicado en Cultura
Valora este artículo
(0 votos)

Por Canarias Cultura & Negocios

 

El chino Mo Yan (Gaomi,1955) resultó elegido el pasado año Nobel de Literatura, convirtiéndose así en el primer escritor de esa nacionalidad que obtiene el prestigioso galardón de la Academia Sueca. Con anterioridad,  Gao Xingjian, ganador en el año 2000, tenía nacionalidad francesa aunque su obra está escrita en chino.

 

Esta excepcionalidad en el reconocimiento del  Nobel de Literatura de un autor de nacionalidad china parecía abonar el terreno para que un total de 134 de Premios de todas las ediciones reclamaran en un carta al nuevo secretario general del Partido Comunista Chino (PCCh) y futuro presidente del país, Xi Jinping, la liberación “inmediata e incondicional” de otro Nobel, el de la Paz de 2010,  el escritor y disidente Liu Xiaobo, y de su esposa, Liu Xia.

 

Liu Xiaobo, de 56 años y veterano activista que ya fue detenido por pedir la democracia en su país en la plaza de Tiananmen (1989), fue sentenciado a 11 años de prisión el 25 de diciembre de 2009 por “incitar a la subversión del Estado”, debido a sus ensayos políticos y su participación en la redacción de la Carta 08, un manifiesto que pide reformas políticas pacíficas, el fin del Gobierno de partido único y la instauración de la democracia. Mientras que su mujer Liu Xia está sometida a arresto domiciliario desde que fue anunciado el galardón a su marido, a pesar de que no hay ninguna acusación formal contra ella.

 

Los galardonados destacan en su carta la llegada al poder de Xi Jinping, y dicen que dan la bienvenida a “la posibilidad de una dirección fresca y nuevas ideas”, y confían en que promueva los derechos de todos sus ciudadanos. La misiva recuerda que Liu es “el único laureado con el Premio Nobel de la Paz en prisión en el mundo”.

 

Sin embargo, Pekín ha considerado la reclamación una injerencia en los asuntos de China.

 

“Ningún gobierno puede restringir la libertad de pensamiento y de asociación sin originar un efecto negativo en tan importante innovación humana”, señala la carta de los 134 Nobel firmantes, entre ellos José Ramos-Horta (Nobel de la Paz 1996) o el Dalai Lama (Paz, 1989). Pero no aparece en el escrito el chino Mo Yan, Nobel de Literatura de este año. Y la polémica ha estado servida, entre quienes acusan al autor de “Sorgo Rojo” de no ser crítico con el régimen comunista y el propio autor que ha defendido su silencio.

 

A pesar de ser uno de los autores chinos más conocidos y traducidos, el propio Nobel de Literatura ha sido víctima de la censura. No obstante, ha defendido que "siempre hay ciertas restricciones a la escritura en cada país", según declaraba en 2010 a la revista Time, y hasta considera que esos límites podían representar en realidad una ventaja al forzar al autor a "ceñirse a la estética de la literatura".

 

A pesar de lo expresado, Eugenio Suárez-Galbán Guerra, catedrático de Literatura, que pasó dos semanas con Mo Yan en su visita a España, asegura que la obra de Mo Yan sirve para desmentir por si sola y con su sola lectura cualquier actitud complaciente, o siquiera pasiva ante el régimen.

 

En su opinión, su escritura es crítica con el régimen político chino mientras que compara la postura del Nobel chino con las de otros autores españoles durante la censura del régimen franquista, que de vez en cuando abría la mano aparentando la mayor de las libertades.  

 

“¿Es que “Baladas del ajo” puede interpretarse de otra manera que no sea una denuncia de la política agraria impuesta a un campesinado sometido sin voz, voto ni remedio a la voluntad del régimen? O “Grandes pechos, amplias caderas”, ¿puede concebirse como algo que no sea una profunda crítica respecto al tratamiento de la mujer? 

 

Tampoco faltan ataques directos al Partido Comunista, y tan directos a veces que ni siquiera la ironía tan sutil o la carcajada tan espontánea ocasionadas por ese maestro del humor que es Mo Yan pueden distraer o despistar de esa feroz crítica”, escribe Suárez-Galbán.

 

El catedrático observa en la obra de Mo Yan un claro clamor por la libertad del ser humano, que en el caso del escritor y del artista es la de expresión y el derecho a denunciar las injusticias de la sociedad, no complaciendo a la censura ni a la política reinante en sus falsos intentos de aparentar una apertura igual de falaz, sino señalando sus violaciones a los derechos humanos.     

 

La defensa del autor

Poco antes de la entrega del Premio Nobel, el autor chino defendió que se trataba de un premio de literatura, no de política, así como que no quería verse forzado a firmar algo por presión, “yo soy independiente”, dijo.

 

El pasado mes de octubre, tras el anuncio del premio, Mo declaró que le gustaría que Liu obtuviera la libertad lo antes posible. "Estoy seguro de que ustedes saben lo que dije ese día", explicó ante los periodistas. "¿Por qué quieren que lo repita? El tiempo es precioso".

 

Varios disidentes y otros escritores han declarado que Mo es un indigno ganador del Premio Nobel por su negativa a pronunciarse sobre la situación de Liu. También lo han criticado duramente por haber pronunciado un discurso en homenaje al antiguo presidente y padre de la revolución Mao Zedong.


El perfil

Aunque su verdadero nombre es Guan Moye,  Mo Yang (en chino: “no hables”), prefirió esconderse tras ese seudónimo durante la Revolución Cultural china para paliar su defecto (o virtud) de hablar sin cortapisas ante sus interlocutores. Nació en el seno de una familia de granjeros pero siendo un adolescente abandonó los estudios para realizar trabajos en el campo y en una fábrica, hasta que en 1976 se enroló en el ejército chino. Tras matricular en la academia de arte del regimiento al que pertenecía, escribió sus primeros cuentos entre 1981 y 1984. Dos años más tarde abandonó las Fuerzas Armadas para trabajar como editor de periódicos.

 

Después de publicar su libro “Las baladas del ajo”, un retrato de la China rural, el éxito mediático le llegó cuando “Sorgo rojo”, otra de sus obras, fue adaptada al cine por el director Zhang Yimou, ganadora del Oso de Oro en Berlín en 1988.

 

Entusiasta de la literatura de reflexión, “Grandes pechos, amplias cadera”  es un examen de la historia de la China del siglo XX desde la mirada de una mujer. Obra polémica por su contenido sexual, hasta el punto de que el ejército chino le forzó a escribir una autocrítica obligando a Mo a retirar su obra de la circulación.

 

La crítica le atribuye una gran versatilidad, prueba de ello es que su novela "Shensi pilao" ("La vida y la muerte me están desgastando") la escribió en tan solo 43 días. Pero es la fecundidad literaria el rasgo más importante de su producción, al cultivar desde la novela romántica histórica a la sátira.

 

Últimos premios Nobel de literatura

 

2000 - Gao Xingjian, China ( Acta del Jurado: “por una obra de validez universal, con puntos de vista penetrantes e ingenio lingüístico, ha abierto nuevos caminos para la novela y el teatro chinos”)

2001 - V. S. Naipaul, Reino Unido (Acta del Jurado: “por haber unido la perceptiva narrativa y el control incorruptible en obras que nos obligan a ver la presencia de historias suprimidas”)

2002 - Imre Kertész, Rumania (Acta del Jurado: “por una redacción que confirma la experiencia frágil del individuo contra la arbitrariedad bárbara de la Historia”)

2003 - John Maxwell Coetzee, Sudáfrica (Acta del Jurado: (“que en innumerables disfraces retrata la sorprendente implicación de un forastero”)

2004 - Elfriede Jelinek, Austria ( Acta del Jurado: “por su flujo musical de voces y contra-voces en novelas y obras teatrales que, con extraordinario celo lingüístico, revelan lo absurdo de los clichés de la sociedad y su poder subyugante”)

2005 - Harold Pinter, Reino Unido (Acta del Jurado: “que en sus obras descubre el precipicio bajo una charla cotidiana y obliga el acceso en los espacios cerrados de la opresión”)

2006 - Ferit Orhan Pamuk, Turquía (Acta del Jurado: “que en la búsqueda del alma melancólica de su ciudad natal ha descubierto nuevos símbolos para el choque y el entrelazamiento de culturas”)

2007 - Doris Lessing, Reino Unido (Acta del Jurado: “esa narradora épica de la experiencia femenina que, con escepticismo, ardor y poder visionario, ha sometido a escrutinio a una civilización dividida”)

2008 - Jean-Marie Gustave Le Clézio, Francia (Acta del Jurado: “escritor de nuevas desviaciones, aventuras poéticas y éxtasis sensual, explorador de una humanidad más allá y por debajo de la civilización reinante”)

2009 - Herta Müller, rumano-alemana (Acta del Jurado: “quien, con la concentración de la poesía y la franqueza de la prosa, describe el paisaje de los desposeídos”)

2010 - Jorge Mario Pedro Vargas Llosa, Perú (Acta del Jurado: “por su cartografía de las estructuras de poder y sus imágenes mordaces de la resistencia del individuo, la rebelión y la derrota”

2011 - Tomas Tranströmer, Suecia (Acta del Jurado: “porque a través de sus imágenes densas y translúcidas nos permite el acceso a la realidad”)

2012 - Mo Yan, China (Acta del Jurado: “quien combina los cuentos populares, la historia y lo contemporáneo con un realismo alucinatorio”)

 

Visto 5200 veces

Li Ziqi: como hacer papel a la manera tradicional china

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com