Usted está aquí: HomeECONOMÍAMercadosEl 90 por ciento de la miel que importa Europa viene de China

El 90 por ciento de la miel que importa Europa viene de China Destacado

Publicado en Mercados
Valora este artículo
(4 votos)

La arrolladora maquinaria china ha llegado al mercado de la miel. Mientras el gigante asiático inunda el mercado europeo con productos a bajo precio, la UE se cruza de brazos. En este contexto, los productores españoles reclaman a las autoridades europeas mayores controles sobre la calidad, al tiempo que denuncian la venta de mieles mezcladas sin que el consumidor final conozca su procedencia.

 

Por Nuria Engelmo (*)

 

Europa produjo en 2012 cerca de 205.000 toneladas de miel, de las que algo más de 12.600 se dirigió a mercados exteriores. Por el contrario, el volumen de las importaciones de este producto alcanzó las 145.360 toneladas ese año, de las que, oficialmente, un 44 por ciento, esto es, más de 64.000 llegaron procedentes del gigante chino. La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) estima que el porcentaje de miel china que llega, directa o indirectamente, a nuestro país alcanza el 90 por ciento de las importaciones de este producto.

 

China es, con mucho, el principal país de origen de las importaciones de miel de la Unión Europea. Y  el  que más controversia genera. Las fronteras de Europa se cerraron en 2000 y durante dos años para la miel china, después de haberse hallado insecticidas  e incluso antibióticos de consumo humano en el producto. Hoy se supone un mayor control en las fronteras, y los casos de partidas bloqueadas son algo esporádico, mientras que antes del bloqueo el problema era algo generalizado.

 

El responsable nacional de apicultura de COAG, Ángel Díaz, tiene claro que la falta de interés en la calidad de lo que nos alimenta y el “juego del mercado europeo” tienen mucho que ver en la invasión de un producto que, pese a ser de peor calidad, lo tomamos como bueno, al tiempo que enviamos a otros países una miel excelente y con las mejores propiedades. De hecho, en circunstancias de climatología normales, España es capaz de lanzar al mercado 33.000 toneladas de miel, si bien 16.000 salen al exterior para ser adquiridos por otros países. Resultado: el consumo de 32.000 toneladas que registra el mercado nacional obliga a la importación de alrededor de 17.000 toneladas de este alimento.

 

Lo cierto es que, si miramos con detalle las etiquetas de los botes de miel de las grandes marcas, veremos que en ellas figura, cuando menos, la leyenda de “miel de la UE y no de UE”, lo que viene a significar que en los lugares de procedencia del envasado se ha mezclado la miel con otras, en su inmensa mayoría, directamente de China, o bien de otros países del sudeste asiático a los que ésta distribuye, como Vietnam y otros estados que se encuentran bajo su influencia, y donde, al menos hace unos años, lo habitual era que su producto se mezclara con jarabe de glucosa de maíz. “lo cual es claramente una estafa”, afirma Díaz.

 

Una parte de la responsabilidad de esta invasión de miel china en nuestro mercado está en las propias autoridades europeas, pue según las explicaciones del responsable de Apicultura de COAG, “Europa permite que entre el producto chino y se nacionalice al envasarse mezclado dentro de nuestras fronteras”. De hecho, explica, buena parte de la miel que se envasa en Centroeuropa  procede de Asia. “Bélgica, por ejemplo, envía a nuestro país muchísima miel -1.430 toneladas en 2012- y la inmensa mayoría tiene su origen en China”.

 

Ángel Díaz  subraya la importancia que en este juego juegan las grandes empresas comercializadores de miel, y se anima a  señalar que “la primera marca que se me viene a la cabeza, los grandes de la miel en España, traen su producto mezclado con miel china, pero lo compramos antes que la nuestra”. La explicación a esto es, para COAG, la misma que hace que los españoles prefiramos comprar frutas y otros alimentos procedentes de países muy lejanos, como Nueva Zelanda; “son elementos frescos que dan la vuelta al mundo antes de llegar a nuestra mesa y que llevan, necesariamente, conservantes para ello, y los preferimos a nuestros productos de calidad. ¿Por qué? porque no estamos concienciados de lo importante que es lo que comemos y porque vamos a lo más fácil y barato”.

 

En efecto, son muchas las fuentes de expertos en nutrición, comercio y economía que señalan el hecho de que en España los mejores productos alimentarios salen al exterior, mientras que consumimos lo de peor calidad, a menudo procedente de importaciones. Se trata de un hábito basado en las grandes distribuciones y que incide negativamente en la sociedad, en la economía del país y en el propio consumidor.

 

En el caso de Canarias, sucede también, a decir de Ángel Díaz, con las papas, los tomates y la fruta, y anima a los consumidores a elegir producto fresco, de su propia zona, de calidad, antes de optar por seguir alimentando el crecimiento de gigantes del exterior a costa de renunciar a la calidad y en deterioro de la economía local.

 

Sólo  para adultos

En cuanto a los hábitos de consumo de miel en nuestro país, el estudio de Mercasa refuerza la consideración de Ángel Díaz sobre la tendencia que tenemos a asociarla con un producto curativo más que alimenticio. En España, sorprendentemente, los hogares que compran más miel son los que no tienen niños en casa, y su consumo disminuye a medida que aumenta  el número de pequeños, sobre todo, si son menores de seis años. Así, pues, parece evidente que elementos nutricionales tan tradicionales y saludables como éste, quedan limitados a las personas mayores.

 

Llama la atención, asimismo, la escasa presencia de la miel entre los alimentos de consumo más habituales en nuestra sociedad. Así, explica ángel Díaz: “Es inexplicable que ni siquiera aparezca en el paquete de desayuno de la Unión Europea”.

 

Otros datos a tener en cuenta son que los consumos aumentan en los hogares en que la compra la realiza una persona que no trabaja o si es mayor de 65 años, y se reduce a medida que la edad desciende. Del mismo modo, las familias de una sola persona son las de mayor consumo per cápita de miel, indicador que disminuye conforme aumenta el número de miembros de la unidad familiar. 

 

(*) Periodista. Colaboradora de Canarias Cultura & Negocios


5 de junio. Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Sabes cuánto contaminas?

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com