Usted está aquí: HomeESPECIALESEmigraciónJosé Luis Cabrera Charbonier, el canario que firmó el acta de independencia venezolana

José Luis Cabrera Charbonier, el canario que firmó el acta de independencia venezolana

Publicado en Emigración
Valora este artículo
(0 votos)

Por Manuel Hernández González (*)

 

Con las nuevas posibilidades que abría el desarrollo económico de Venezuela en la segunda mitad del siglo XVIII, la medicina se convirtió en una vía para el ascenso social y para el desafío intelectual. Demostración palpable de esto es la trayectoria de José Luis Cabrera Charbonier, natural de Las Palmas de Gran Canaria.


Nacido el 10 de febrero de 1767, ya era bachiller de medicina en 1790. Su pensamiento, liberado de las corrientes aristotélicas, le llevó a desarrollar varias obras de investigación médica como la "Memoria de la historia de la Medicina hasta Paracelso"  y "Observaciones sobre la epidemia del dengue" y "Conocimiento de las sanguijuelas".  

 

Cabrera vivió con su madre en Las Palmas, mientras que su padre Francisco Hernández Cabrera, diputado del común de su ciudad natal, se embarcó para Caracas  donde fue mercader.

 

Tras haber sido familiar del obispo Herrera, José Luis Cabrera emigró en 1785. En esa época, libre de las influencias aristotélicas, escribió varias obras de investigación médica, identificándose con el republicanismo más radical.

 

Implicado en la conspiración de Gual y España, Cabrera representó a Guanarito  en  el primer congreso constituyente de Venezuela, firmando la independencia. Nombrado diputado de la III República, votó a favor de la segregación de la Gran Colombia, convirtiéndose en uno de los más fieles exponentes de la ideología liberal en el parlamento.

 

 

Fue precisamente él quien inició el debate que concluyó días después con la declaración de Independencia. En la bibliografía consultada, Carabera sostenía que "en cuanto a Fernando VII no debe imputarnos a nosotros esta resolución, la Regencia que lo representa es quien nos ha conducido a ella, bloqueándonos, atacándonos, amotinándonos y haciéndonos cuanta guerra está a su alcance. Cuando ella respetaba nuestro talismán, justo era que respetásemos el suyo; pero declarados insurgentes, tenemos que ser independientes para borrar esa nota. Ahora tendremos existencia propia, aunque no de grande estatura, y cesarán las maquinaciones y otros males fomentados por la ambigüedad, aprovechemos, pues, la ocasión que se nos presenta, antes que no podamos volver a conseguirla, y nos expongamos a la execración de nuestra posteridad; se acabó el tiempo de los cálculo y entró el de la actividad y energía; seamos, pues, independientes, pues queremos y debemos serlo".

 

Pensador de ideas avanzadas para su época, Cabrera defendió en el congreso la profundización en la revolución liberal, tratando de eliminar los privilegios nobiliarios. Asimismo, reprochó el uso del título de Castilla "al señor Ascanio (proponiendo) que se aboliesen en los oficios estos títulos en Venezuela, independiente de Castilla, y todos los que no fuesen propios de un gobierno democrático".

 

Al triunfar la contrarrevolución, se vio obligado a emigrar, viendo subastados todos sus bienes tras abrírsele un proceso de infidencia. Durante esa época deambuló por diferentes islas antillanas hasta que pudo regresar a Venezuela, sin que por ello dejara de apoyar a la independencia. Por sus méritos, fue elegido nuevamente diputado en la III República, en la que fue partidario de la segregación de Venezuela de la Gran Colombia.

 

(*) Por Manuel Hernández González. Profesor de la ULL, periodista, historiadorr y autor de numerosos libros sobre la emigración canaria en América. Actualmente es director del CEDOCAM.

Visto 5949 veces

5 de junio. Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Sabes cuánto contaminas?

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com