Usted está aquí: HomeESPECIALESLugaresUn día cualquiera en el Puerto de la Cruz

Un día cualquiera en el Puerto de la Cruz

Publicado en Lugares
Valora este artículo
(0 votos)
Jardín Botánico Jardín Botánico

Por Isidoro Sánchez García (*)

 

Fue el 5 de febrero de 2013. Un día del segundo mes del año. Hacía calima tal como había anunciado el parte meteorológico y salí a caminar en la mañana para visitar el Jardín Botánico y a su director, el amigo Manuel Fernández Galván. Cambiamos libros y tomamos café en la cafetería europea del edificio Retama. Hablamos de Humboldt y de Telesforo Bravo, así como de Alejandro de Cioranescu y la historia del Jardín, y por supuesto de La Gomera. Llamé a Paco González Yanes pero no contestó, aunque luego me respondió que había ido a Tacoronte para resolver un problema de aguas en la nueva finca de viñas que estaba sorribando cerca de Guayonge, en su apuesta por el sector primario de Canarias. Con el director del Jardín de Aclimatación de La Orotava repasamos la situación política, de Canarias y de España entera. La mediocridad salió a relucir en algunas ocasiones, así como el artículo de Forges.

 

Bajé hacia el corazón de los Llanos de la Paz y me paré a saludar al amigo Eduardo, gerente del Masaru. Hablamos de turismo y música, de política y prensa. Intercambiamos información sobre periódicos digitales, sobre artículos personales y nuevos libros incluso sobre poesía. Continuamos nuestra conversación platicando de la ocupación hotelera, de las noticias sobre el fondo de pensiones y la deuda soberana española, del clima, de la calidad del agua Fonteide y de sus aplicaciones varias: en la automoción, en la agricultura, en la alimentación de los niños, en la calidad de vida de los ciudadanos. Me dejó gratamente sorprendido.

 

Camino de La Paz me acerqué hasta la ermita de San Amaro para saludar al santo chiquito que cura los dolores de huesos, al que tanto admiraba Hermano Pedro de Vilaflor, hasta el punto que el profesor portuense José Javier Hernández escribió que el santo de Chasna venía caminando por las cañadas del Teide, desde el sur de la isla hasta el viejo Puerto de La Orotava, a principios del siglo XVII antes marchar a América.

 

Me encontré al amigo Govea, que tiene una tienda polifacética en la zona, y hablamos de lo divino y de lo humano, de San Amaro y de la Virgen de Guadalupe, de la importancia de la familia, de los nietos en particular, y también de la salud y de las desgracias humanas. Salió a relucir el Plan de Modernización del municipio  y repasamos las acciones públicas y privadas que se habían anunciado en el BOC. De regreso a casa me encuentro con los nietos que habían venido a comer con los abuelos. Después del almuerzo se dedicaron a buscar “tesoros” por el jardín familiar. Nada de nada pero los mirlos y el drago le hicieron disfrutar un rato.

 

 Fotografías Manuel Méndez

(*)  Isidoro Sánchez García. Ingeniero de montes.

 

Visto 1197 veces

Li Ziqi: como hacer papel a la manera tradicional china

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com