Usted está aquí: HomeESPECIALESLugaresMadison, el sitio en que tan bien se está

Madison, el sitio en que tan bien se está

Publicado en Lugares
Valora este artículo
(1 Voto)
Skyline de la ciudad de Madison Skyline de la ciudad de Madison

El tópico casi siempre nos lleva a pensar que la América de habla hispana, empieza y termina en dos límites geográficos concretos: el sur de Río Grande y las remotas regiones de la tierra del Fuego. Pero la realidad va más allá de ese concepto erróneo fijado por el mapa político. De hecho, se prevé que en 2050, Estados Unidos sea el país donde más personas hablen el español. En este sentido, las universidades norteamericanas están desempeñando un papel fundamental en la configuración de esta realidad. Canarias Cultura & Negocios publica a partir de hoy una serie de artículos, elaborados por Arsenio Cicero Santristobal, profesor adjunto en el Departamento de Estudios Continuos de la Universidad de Madison y del Madison College, sobre la realidad de un país donde los hispanos o latinos estadounidenses conforman una sociedad heterogénea, un mosaico multicultural diverso y deslumbrante. De hecho, aparecerán diferentes trabajos (cuentos, poemas, ensayos) realizados por estudiantes hispanos residentes en esta ciudad, entre ellos españoles, inmersos en un proceso de integración cuya estrategia contribuye a revalorizar la cultura hispana y la identidad bilingüe en esta inmensa nación.

 

Por Arsenio Cicero Sancristóbal (*)

 

Me pide Juan Carlos Sánchez que les cuente a los lectores de Canarias Cultura & Negocios acerca de Madison, mi ciudad adoptiva, la amable urbe capitalina del estado de Wisconsin en el medio oeste de los Estados Unidos. Y me pide más: quiere no sólo que le hable de la ciudad, sino también de sus habitantes, de su ilustre universidad, de sus cinco hermosos lagos y también, de su fama como bastión liberal y progresista  de los Estados Unidos. Quiere mi amigo que describa este sitio en el que habito y que, por causa del idealismo y altruismo de sus ciudadanos, ha conseguido que lo describan como una ciudad conformada por “78 millas cuadradas rodeadas por la realidad”.     

 
Sin embargo, yo prefiero otros de los epítetos por los que se conoce Madison, como son Mad  City o Madtowny que tiene que ver con los más de 50 mil estudiantes de la Universidad y otras instituciones de estudios técnicos y profesionales superiores que la engalanan y honran. Tanto por el talento y dedicación como por el bullicio, la algarabía y el estropicio que habitualmente ocasionan los jóvenes de esta urbe,  la segunda más poblada del estado, en algunas de sus celebraciones tradicionales es que se ha bautizado como “La ciudad loca”.  Y he dicho jóvenes de esta ciudad porque pienso que la preposición “en” sería más apropiada teniendo en cuenta que la diversidad de la gente en Madison es alucinante.  Basta recorrer la calle principal del Downtown (el Centro) para apreciar la multitud de lenguas que hablan los que te rodean, los vestuarios llamativos, la variedad de restaurantes que ofrecen platos del  Nepal, Tailandia, Grecia o para mí, el menos exótico , México.

 

De esas otras historias, los deportes, la política, la pasión ciclística o macrobiótica, de sus afamadas cervezas, sus no menos reconocidos quesos  y por qué no, también de sus inclementes inviernos que igualan a todos los habitantes con un vestuario de guantes, bufandas y gorros que apenas permiten ver sus rostros, les contaré próximamente si ustedes me lo permiten.

 

Podría, para hacerles la historia larga, empezar contándoles que cuando hace ya más de una década hice mis precarias maletas para el imprevisto viaje desde La Habana, pensaba con ilusión que conocería finalmente la somnolienta ciudad en cuyos puentes  Clint Eastwood y Meryl Streep vivieron una tórrida relación que le valió un premio Oscar a la Streep en 1996 por su actuación en aquel lacrimógeno melodrama titulado- en inglés- The Bridges of Madison County (1995). Cinéfilo impenitente, al dejar atrás la ciudad y la isla caribeña de mis pasiones, estaba seguro de que encontraría refugio y sosiego, una vez más en la verdad de la quimera que es el séptimo arte.

 

Tardé bien poco en averiguar que “mi” Madison no era el de la película, pero tardé menos aún en enamorarme de esta ciudad donde ahora escribo estas líneas.  Catorce años después de aquel lejano último mes de julio del pasado siglo, puedo asegurarle, estimado lector, que si bien no es ésta la ciudad de los puentes  –hay en los Estados Unidos infinidad de Madisons- ¿necesito decir que ninguno como “el mío”?- me servirá como tal, no solo para de algún modo volver a mis raíces canarias -aunque mi amigo Juan Carlos se empeñe en decir  que donde voy es a mis frutos-, sino para compartir con ustedes la satisfacción y el orgullo de pertenecer a esta ciudad, esta cultura, y sobre todo en la lengua que me define y amo.

 

Agradezco la oportunidad a Juan Carlos y a los lectores a quienes, para que éste no sea un diálogo de sordos, invito a compartir sus opiniones e impresiones sobre las vidas y obras de artistas, intelectuales  y conciudadanos con quienes fatigo las calles, recorro los parques o navego los lagos de Madison -aunque no solo de Madison les contaré, o de Wisconsin.  Cómo no, también contarles de Miami, tan cerca pero tan lejos; de La Habana, aún más lejos pero todavía más cerca  o de otros lugares y gente que quiero. En fin, que si me lo permiten, les estaré dando mis “noticias del Imperio” y en general de ultramar, como decían los antiguos y que espero proponerles a partir de hoy.

 

 

Madison, Wisconsin,  mayo y 2013. Fotos del autor.


El título de este artículo está inspirado en  un poema del escritor cubano Eliseo Diego.

 

 

(*) Arsenio Cicero Sancristóbal. Profesor adjunto del Departamento de Estudios Continuos de la Universidad de Madison y del Madison College, ambos en la ciudad de Madison, Wisconsin, donde ahora reside.  Padre de una niña, a quien considera su mejor obra, es aficionado a la fotografía,  el beisbol, la literatura y otras artes y oficios.  Cicero Sancristóbal ha ejercido también como traductor e intérprete para diferentes publicaciones y eventos nacionales e internacionales.

 

 

 

 

Visto 46076 veces

5 de junio. Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Sabes cuánto contaminas?

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com