Ciro Ríos, un ejemplo del profesor innovador que despierta en los alumnos los deseos de conocer Destacado

Publicado en Innovadores
Valora este artículo
(5 votos)
Rachel Nelson (izquierda) y Ellijah Destin (centro) junto al profesor Ciro Ríos durante sus prácticas en el Cleveland Clinic, Weston, Florida. Rachel Nelson (izquierda) y Ellijah Destin (centro) junto al profesor Ciro Ríos durante sus prácticas en el Cleveland Clinic, Weston, Florida.

 

 

El rol del profesor en las aulas, como experto en conocimiento y como facilitador, se encuentra en un momento decisivo de transformación. La imagen del maestro que llega a clase y se limita a impartir a sus alumnos la lección establecida en un libro tiene los días contados. El futuro de la educación apunta a un nuevo modelo en el que el docente cobra un mayor protagonismo. Se busca un espacio donde todos pueden interactuar, donde el profesor hace que los alumnos no se sientan aislados y donde las nuevas tecnologías hacen más participativo el aprendizaje. El profesor Ciro Ríos se ha convertido en un ejemplo de este modelo de enseñanza en el sur de la Florida.

 

 

CanariasCNNews

 

 

 

Lejos queda ya esa imagen de docentes serios que avasallan a los discípulos con conceptos abstractos y autosuficientes, infundiéndoles intimidación. Cada profesor tiene su librito, pero algunos se han propuesto que su labor sea lo más interactiva posible para los que quieren aprender nuevos conocimientos.

 

Así lo ha hecho un profesor de la Florida, el señor Ciro Ríos que ha preferido motivar a sus alumnos no sólo a través de la transmisión de conocimientos sino mediante el desarrollo integral de la inteligencia.

 

Y así lo reconocen un grupo de estudiantes que han recibido en los últimos años clases de Ingeniería biomédica a cargo de Ciro Ríos, donde han logrado un altísimo nivel de especialización en la materia. Hablamos con ellos de sus experiencias y de sus retos.

 

Ingeniera informática de la Armada de EEUU, Rachel Nelson es de Cayo Marathon y se graduó en agosto de 2016 con un Bachelor en Tecnología de Ingeniería Biomédica. Actualmente trabaja como ingeniera biomédica en el VA Hospital de Miami.

 

 

Ingeniera informática de la Armada de EEUU, Rachel Nelson es de Cayo Marathon y se graduó en agosto de 2016 con un Bachelor en Tecnología de Ingeniería Biomédica. Actualmente trabaja como ingeniera biomédico en el VA Hospital de Miami.

 

 

Consciente de la importancia que supone desarrollar la inteligencia analítica, creativa y práctica en las clases, Nelson reconoce la eficacia con que el profesor Ríos cumple la tarea formativa, porque a su juico “él va más allá de su responsabilidad y por encima que el resto de los profesores”.

 

Ingeniero biomédico por la Universidad de Miami, el truco de este profesor es conseguir que los alumnos se sientan implicados en sus clases. Convertir al alumno en el auténtico protagonista, a través de un procedimiento que combina contenidos, metodología y tecnología para que el estudiante no sólo aprenda más sino para que también vaya aplicando los conocimientos que adquiere.

 

En este sentido, y teniendo en cuenta que las compañías líderes en el mercado esperan que los estudiantes que terminan los estudios tengan habilidades que solo se aprenden en el trabajo, uno de los puntos fuertes del método de enseñanza diseñado por Ciro Ríos para su alumnos consiste en llevarlos como voluntarios a realizar prácticas en hospitales, centros en los que Ríos se involucra directamente para que éstos conozcan in situ, el funcionamiento de los diferentes equipos y toda la instrumentación médica que se maneja en la estructura hospitalaria.

 

Concretamente, Rachel Nelson forma parte del grupo de estudiantes que realiza prácticas en el Cleveland Clinic, en Weston, Florida, gracias a las gestiones realizadas por este educador. “El profesor Ríos nos enseña problemas reales que existen cada día en los hospitales. Pero su trabajo no queda ahí. “Nos ha llevado a la clase a ingenieros de una compañía tan acreditada como General Electric para que nos hable de sus experiencias profesionales”. “Son acciones que otro profesor nunca ha hecho en la escuela”, destaca.

 

A la pregunta de por qué eligió la carrera de Ingeniería Biomédica, Nelson no se anda con rodeos: “para salvar vidas humanas”.

 

Los ojos inquietos de Nelson se emocionan cuando recuerda sus experiencias en la primera línea de fuego, en la operación militar “Iraqi Freedom” y también en la “Operación Libertad Duradera” en Afganistán, donde se contagió con un virus que a punto estuvo de costarle la vida. Los equipos médicos la salvaron y a partir de ese momento lo tuvo claro: quiere dirigir todos sus esfuerzos a la búsqueda y aplicación de nuevas soluciones tecnológicas que salven la vida de los pacientes.

 

Soluciones que, a juicio de Rachel Nelson, las encuentra en los métodos de enseñanza impartidos por el profesor Ríos que busca dotar a los alumnos con una serie de habilidades que necesitan para tener éxito en el mundo actual, y que van desde la adquisición práctica de los conceptos básicos del contenido académico hasta el desarrollo de un pensamiento crítico que les permita examinar, resumir y relacionar esos conceptos. 

 

“Una de sus grandes virtudes es que no sólo te enseña un solo aspecto de la ingeniería biomédica sino que cubre todas las áreas que comprende la profesión”, reconoce Nelson. Y añade: “Es un gran consejero. Un maestro y una fuente de inspiración permanente cuyos consejos siempre son claves para nuestra formación porque es capaz de unir la teoría con la práctica”.

 

Pero la historia de Rachel Nelson no es una excepción.

 

 

En el aula y en el hospital

Ellijah Destin, de Hollywood, Florida, obtuvo el pasado mes de diciembre el título de Bachelor en Tecnología de Ingeniería Biomédica, y a la hora de valorar el trabajo del profesor Ríos tampoco escatima elogios: “Es inteligente. Sabe lo que está hablando. Nos hace adquirir conocimientos de manera permanente”.

 

Su formación como mecánico le ayudó a perfilar su vocación, lo que confirma que Ellijad llegó a la carrera de Ingeniería Biomédica por convicción. Pero su madre que es enfermera y su abuela, asistente médica, pusieron también su granito de arena.

 

 

Según un informe reciente publicado por la acreditada publicación ‘CNNMoney’, la carrera de ingeniería biomédica ha conseguido el primer lugar con una proyección de crecimiento del 70% para los próximos 10 años. No en balde, Ellijah Destin (izquierda en la foto) fue contratado por le acredita empresa General Electric, tras graduarse como ingeniero biomédico.

 

 

El sistema educativo posee un binomio esencial y Ciro Ríos lo sabe muy bien: el profesor debe conseguir que el alumno confíe en él no como autoridad sino como alguien que le está ayudando a aprender. Y Ellijah Destin lo reconoce: “el profesor Ríos nos enseña en las clases proyectos y tareas que nos obligan a aprender de los equipos médicos, sin necesidad de haya que saturarse de teorías poco útiles”.

 

En este sentido, las prácticas en el prestigioso Cleveland Clinic han puesto a prueba sus conocimientos.

 

Según los expertos, entre las carreras con mejores salidas profesionales, destacan la Ingeniería de la Información y la Ingeniería Clínica que además de contar con elevadas tasas de empleabilidad, están convergiendo cada vez más en el entorno hospitalario, como resultado de que todos los equipos están interconectados a través de una red informática. A esta unión de especialidades, se le conoce actualmente con el nuevo nombre de Healthcare Tecnology Managment (‘HTM’) que utilizan su conocimiento para garantizar la seguridad, eficacia y disponibilidad de las tecnologías que salvan vidas.

 

A fuerza de una disciplina impuesta por el aprendizaje diario, Ellijah Destin cuenta los resultados de su experiencia práctica en el Cleveland Clinic donde “hicimos mantenimiento preventivo y correctivo de los equipos, además de cómo comunicarnos con los pacientes y enfermeros”, un riguroso proceso de formación en el que al final los grandes beneficiados son los pacientes, quienes serán tratados por mejores profesionales en el futuro.

 

Por ello, tanto Rachel como Ellijah se muestran muy optimistas con su futuro. Y no se arrepienten de haber estudiado una carrera que en estos momentos, según un informe reciente publicado por la acreditada publicación ‘CNNMoney’, ha conseguido el primer lugar con una proyección de crecimiento del 70% para los próximos 10 años. No en balde, Ellijah Destin fue contratado por le acredita empresa General Electric, tras graduarse como ingeniero biomédico.

 

Pero la práctica adquirida por estos dos talentosos estudiantes debe mucho al profesor Ríos cuyas clases “nos marcará durante toda la vida”, confiesan Rachel y Ellijah. En concreto, ambos coinciden en destacar “el interés de este maestro por buscarle una área en hospitales de referencia donde no sólo ganamos experiencia sino también currículo para el futuro”.

 

A través del proceso de formación práctica que estos estudiantes han llevado a cabo en el Cleveland Clinic, los alumnos han obtenido y completado competencias y habilidades científico técnicas, con el fin de que les resulte más factible su progresiva adaptación al entorno laboral propio de su profesión.

 

Es el caso de la cubana-americana Dyana González, quien se ha familiarizado con toda la tecnología del entorno hospitalario, desde el mantenimiento de equipos médicos, desfribiladores, monitores de pacientes y los IV Pump.

 

 

Dyana González. Derecha en la foto.

 

 

Convencida de que la motivación es la pieza clave del aprendizaje, Dyana ha destacado también la labor del profesor Ríos, quien -explica- “no sólo le importa que el alumno aprenda sino que además se toma tiempo adicional para enseñarnos”.

 

A la pregunta de ¿qué quiere hacer en el futuro?, Dyana González responde sin rodeos. “Un máster en Seguridad Informática para poder trabajar en una gran compañía”. Y de esta manera convertir su sueño en realidad: crear un ultrasonido que ofrezca imágenes más reales en 3D.

 

 

Comunicación y aprendizaje

Aprender el valor de lo práctico, de lo funcional y de lo técnicamente útil y productivo, más allá de lo que dicen los libros, de cara a tu trabajo futuro, tiene un gran impacto en la enseñanza. Así al menos lo asegura, Wilfrid Thervil (Bahamas, Nassau), quien antes de ingresar en la Universidad tenía algún conocimiento sobre electrónica.

 

Wilfrid reconoce que con el profesor Ríos aprendió a investigar a través de internet y a localizar datos sobre circuitos que no conocía.

 

Clases en las que no sólo se habla de aparatos y conductos (hardware), ni de datos y algoritmos (software), sino también de las nuevas relaciones de comunicación y aprendizaje, sobre la base del trabajo en equipo, y en la posibilidad de establecer relaciones basadas en el beneficio mutuo, asertividad y el instrucción activa.

 

Thervil no puede reprimir comentar algunas anécdotas, como que al realizar las prácticas en el Clevelan Clinic, todo lo que había aprendido en las clases del profesor Ríos a nivel práctico, se lo encontró en este centro hospitalario. “Esto te proporciona confianza y seguridad”, asegura.

 

 

Grupo de estudiantes que han recibido en los últimos años clases de Ingeniería biomédica a cargo de Ciro Ríos, donde han logrado un altísimo nivel de especialización en la materia.

 

 

Gracias al método del profesor Ríos en el que se combina la teoría con la práctica, a Wilfrid no le ha sido difícil desenvolverse en cada una de las áreas del hospital, por ello destaca la contribución de Ríos a la innovación educativa, apoyado en su capacidad para actuar no solo en el aula sino también en el entorno. Para explicarlo mejor, cita un ejemplo: “Con él aprendemos qué tipo de tarjeta está averiada y procedemos a reemplazarla inmediatamente para que los monitores funcionen”. Y añade: “Si seguimos las instrucciones del fabricante al pie de la letra: o se reemplaza la tarjeta o se arregla. Nada que ver con los libros”, afirma.

 

Recientemente, el profesor Ríos recibió una carta de uno de sus antiguos alumnos, Alfred Seijas, quien actualmente trabaja como ingeniero biomédico en la empresa General Electric, en la que agradece la decisiva aportación de Ríos al éxito de su carrera.

 

En la misiva, plagada de elogios, Seijas aclara que aunque no adquirió toda la formación práctica deseada en el Brown Mackie College, el profesor Ríos hizo todo lo que tuvo a su alcance para “ensenarnos con los equipos técnicos que hay en la Universidad sobre las reparaciones y mantenimientos preventivos”.

 

 

 

 

De hecho, Seijas reconoce que al principio tuvo sus dudas sobre el efecto real que podrían tener las prácticas en Cleveland Clinic para completar su formación. Pero al final la realidad le demostró que valió la pena. “Mi experiencia en este centro hospitalario fue la clave para ser contratado por la empresa General Electric”, puntualiza.

 

Con una fuerte carga de emotividad, el ingeniero de General Electric ha destacado en su carta que el profesor Ríos fue más allá de su responsabilidad cuando le acompañaba durante sus prácticas en el Cleveland Clinic como voluntario, para asegurarse de que el alumno adquiría el conocimiento correcto. “Muy pocos, por no decir ningunos de los profesores, hacen eso por los estudiantes”.

 

 

 

 

El relato de este grupo de estudiantes muestra que, cuando existen profesores con capacidad de motivación y con una enorme vocación dispuestos a seguir dándoles a los estudiantes las herramientas para aprender a pensar, el aprendizaje ofrece sus mejores frutos. 

 

Para Wilbert Lubin, nacido en Haití y residente desde hace casi dos años en los EE.UU., sólo con innovación no es suficiente. “Hay que tener dedicación”. Un elemento educativo muy importante que ha encontrado en las clases del profesor Ciro Ríos.

 

Poseedor de un grado asociado en Farmacia y un grado técnico en Enfermería, Lubin habla claro y sin rodeos. Él también se graduó el pasado mes de agosto con un Bachelor en Tecnología de Ingeniería Biomédica, una carrera que, en su opinión no está aún bien valorada.

 

 

 

 

 

Profundizando en este tema, Lubin señala que “en casi todos los hospitales son los médicos quienes se llevan siempre las medallas, mientras que el ingeniero biomédico está en la sombra, relegado”. Cuando en realidad -explica- es el ingeniero quien diseña el equipo, lo repara, conoce su funcionamiento y todo su rendimiento de cara a la salud del paciente”.

 

Pero a Lubin no le falta la confianza en su profesión y sabe muy bien que le queda aún mucho camino que recorrer. Le gusta mucho lo que estudia y reconoce que nunca había experimentado tanta creatividad como en las clases del profesor Ríos. “Es alguien que nos ayuda a mirar las cosas desde un ángulo diferente y como tiene un enorme conocimiento y el backgraound suficiente, resulta fácil para establecer con él una comunicación interactiva”.

 

Wilbert Lubin es de esos estudiantes que uno prefiere tener en su clase. Dignifica a su profesión con trabajo y más trabajo. De hecho, llegará muy lejos si continúa con su empeño.

 

“El campo de la Ingeniería Biomédica tiene mucho futuro. Cualquier ingeniero biomédico que se titule en esta carrera tendrá trabajo seguro en EEUU y en el mundo entero”. Con tal precisión, se expresa Calixte Ysmagne, que escogió la Ingeniería Biomédica porque tiene una hermana en Nueva York que estudió Enfermería y tiene un master en programación y sistema de información de la salud, con quien piensa asociarse en un futuro.

 

Pero aparte de la influencia familiar, Ysmagne reconoce que el verdadero impulso por su dedicación a la ingeniería biomédica viene después de conocer al educador Ciro Ríos.

 

Sin duda, la figura del profesor Ríos está siendo clave para pulir todo el talento que tienen estos estudiantes que ya forman parte de la plantilla del equipo técnico de importante empresas y hospitales en los EE.UU.

 

 

 

 

Y es que Calixte Ysmagne, quien se graduará como ingeniero biomédico el próximo mes de junio, tiene motivos para decirlo: “lo que se aprende con el profesor Ríos va más allá de las clases. He aprendido de la vida, he aprendido a crear un sistema de reflexión y de análisis para enfrentarme a cualquier situación de una manera resolutiva”.

 

Ysmagne  puso un ejemplo muy gráfico: durante sus clases, el profesor Ríos utiliza un método muy inteligente: el alumno le hace una pregunta y él no la contesta. Quiere que el alumno, junto con él, busque las posibles opciones y encuentre la solución al problema. Y si no la puede encontrar, el profesor Ríos le ofrece una serie de procedimientos para encontrar la respuesta.

 

El objetivo no es otro que enseñar a pensar: “De esta forma aprendí a dividir los problemas en dificultades más pequeñas. Y luego con la suma de todas las respuestas hallaba la solución final. Por eso, el profesor Ríos dice que en sus clases no sólo se aprende a solucionar problemas biomédicos sino también problemas de la vida”, explica Ysmagne.

 

Calixte está ilusionado con su futuro. Sus estudios como ingeniero biomédico tienen un claro objetivo: “terminar un máster y diseñar e inventar su propia máquina médica para curar pacientes y mejorar la atención médica en el entorno hospitalario”.

Destacados

HUMBOLDT, otra vez en el pico del Teide

HUMBOLDT, otra vez en el pico del Teide

Presentación en La Orotava de un programa de actos para celebrar los 220 años de la visita de Alejandro de Humboldt a las islas Canaria.

La dificultad de la desconexión

La dificultad de la desconexión

Cuatro posibles  escenarios sobre los que podría desarrollarse el tablero de los acuerdos para el Brexit. No se los pierda.

La Orotava acogerá la presentación de la adenda ‘Canarias, desde el mar hasta el cielo’

La Orotava acogerá la presentación de la adenda ‘Canarias, desde el mar hasta el cielo’

La presentación tendrá lugar el próximo 5 de junio en el Salón Noble del consistorio villero.

La UE y América Latina: una nueva era de dos socios históricos

La UE y América Latina: una nueva era de dos socios históricos

América Latina se presenta nuevamente como tierra de oportunidades.

Leopoldo López, el Mandela venezolano

Leopoldo López, el Mandela venezolano

La libertad del preso político Leopoldo López se necesita más que nunca. La comunidad internacional debe exigir su liberación inmediata.

En defensa de Venezuela

En defensa de Venezuela

Maduro tiene sus horas contadas. Venezuela necesita una transición democrática con urgencia.

«
»

5 de junio. Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Sabes cuánto contaminas?

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com