Usted está aquí: HomeMIRADORCanariasCEIP AGUAMANSA, un centro de referencia que apuesta por la educación integral

CEIP AGUAMANSA, un centro de referencia que apuesta por la educación integral Destacado

Publicado en Canarias
Valora este artículo
(16 votos)
Cristina Albelo, directora del CEIP Aguamansa apuesta por un modelo de enseñanza orientada a la mejora continua, al respeto y al desarrollo de la autoconfianza entre el alumnado, basado en el desarrollo de las inteligencias múltiples. Cristina Albelo, directora del CEIP Aguamansa apuesta por un modelo de enseñanza orientada a la mejora continua, al respeto y al desarrollo de la autoconfianza entre el alumnado, basado en el desarrollo de las inteligencias múltiples.

 

 

CanariasCNNews

 

 

“Prácticas de adoctrinamiento”, “chamanismo”, “métodos “esotéricos”. Así definieron hace más de un año algunos profesores y padres la situación que vivían los alumnos en el colegio de Aguamansa, después que una profesora de este centro fuera denunciada por utilizar presuntamente un programa pedagógico que no contaba con el visto bueno de ningún organismo oficial.

 

Así fue la cortina de humo de esta historia de descalificaciones que en su día ocupó numerosos titulares en la prensa de la isla pero que en realidad escondía otros conflictos de intereses entre el claustro de profesores que entonces existía en el centro, y que poco a poco se han ido aclarando para bien de la docente cuestionada, alumnos, padres y toda la comunidad educativa.

 

Arduo reto para Cristina Albelo, la nueva directora del centro, quien además de pasar página, ha asumido la titánica tarea de aparcar el pasado y restablecer la mala imagen que dejaron en este centro sus tristemente célebres predecesores.

 

En este sentido, la directiva del colegio no niega que habido errores pero tanto la dirección como el equipo de profesores han estado siempre dispuestos a localizarlos y solucionarlos para el bien del centro.

 

Lo cierto es que un año después de aquellos acontecimientos, el CEIP de Aguamansa que siempre ha sido un colegio de referencia por su proyecto educativo para capacitar a los alumnos en autonomía moral e intelectual dentro del marco del constructivismo, un método desarrollado durante más de 20 años y que le granjeó prestigio a nivel nacional e internacional, se reivindica en su condición de víctima del descrédito y pide también titulares para su recobrada autoestima, en el marco de un nuevo curso en el que se preparan nuevos proyectos para consolidar una COMUNIDAD DE APRENDIZAJE en la que además de las posibilidades intelectuales del alumno, se fomentan sus capacidades físicas, su maduración afectiva y su dimensión social y ética.  

 

 

Pasar página y mirar al futuro

Cristina Albelo, actual directora del colegio, comenzó oficialmente su carrera como docente hace diez años tras aprobar las oposiciones después de graduarse en Magisterio en Infantil. Cada día se desplaza a Aguamansa desde La Laguna acompañada por sus hijos, que cursan sus estudios en el propio centro.

 

En su opinión, el problema que existía en el colegio se originó cuando un grupo de profesores puso en práctica un trato discriminatorio hacia la profesora de Educación Física, blanco de las críticas, que iba más allá de lo estrictamente profesional. Sin entrar en detalles, Albelo lamenta no encontrar explicación a tantas descalificaciones que se le hicieron entonces a esta maestra, a quien valora y apoya enormemente por “su valía profesional y enorme calidad humana que manifiesta en cada uno de sus actos, una profesora experta en trabajar con sus alumnos en las distintas disciplinas del saber, sin quitarle valor a ninguna otra asignatura”, asegura.

 

Un método de enseñanza que defiende Albelo y que replantea el actual sistema educativo, al reconocer al mismo nivel capacidades que antes eran menospreciadas frente a las habilidades académicas tradicionales. Pero para eso, -aclara- “es necesario que partamos del hecho de que todos somos inteligentes y que tenemos un lugar en el mundo para poder demostrar lo que valemos”. Es más -señala con rotundidad- “a alguien que no se le dé bien las Matemáticas no vale menos que otro que se le dé la música; es el concepto de inteligencias múltiples”.

 

 

Situado en uno de los enclaves naturales más singulares y representativos de Canarias como es Aguamansa, el centro mantiene su reconocido prestigio gracias a su modelo pedagógico, basado en la flexibilidad educativa, donde el trabajo en equipo permite que los estudiantes descubran cuál es su proyecto vital. Asimismo, el colegio propone una educación integral en un clima de libertad, respeto, solidaridad y responsabilidad personal, apoyado en un activo equipo de profesores consolidado y con amplia experiencia.

 

 

En este sentido, las explicaciones de la directora Cristina Albelo son clave para conocer los conflictos que sucedieron en el CEIP Aguamansa y que ya, afortunadamente, han sido superados.

 

Según cuenta Albelo, la teoría de las inteligencias múltiples parte de un profesor de la Universidad de Harvard, Howard Gardner, Premio Príncipe de Asturias, quien realizó un estudio que ha sido avalado científicamente y del que ya muchos colegios se están haciendo eco. “Incluso, dentro de la Facultad de Educación se está impartiendo a los alumnos algunas nociones para potenciar la inteligencia de los estudiantes”, apunta.

 

La teoría de Gardner, doctor Honoris Causa por la Universidad `Camilo José Cela´ de Madrid, de manera muy resumida plantea que desde que nacemos tenemos nueve inteligencias: la lingüística (con habilidad para expresarse con palabras escritas y habladas), la lógico-matemática (clasificar, deducir, hacer hipótesis con facilidad), la espacial (dibujar, interpretar un mapa y gráficas; hábiles en imágenes.), la musical, la cinético-corporal (danza, deportes, teatro, expresión corporal,…), intrapersonal (conocimiento de uno mismo, puntos fuertes y puntos débiles), interpersonal (conocimiento de los demás; hábiles en el trato con las personas) y naturalista (facilidad para reconocer la flora, fauna; hábiles en entender la naturaleza) y la existencial (reflexión y comprensión sobre el sentido de la existencia, de la vida).

 

Para demostrar lo equivocados que estaban los rumores que se vertieron en el pasado, sobre el uso de presuntos métodos de adoctrinamiento, la directora del colegio se basa en el acreditado estudio de Howard Gardner en el que se demuestra que “desde que venimos al mundo destacamos en dos inteligencias sobre las otras, y a medida que vamos creciendo y aprendiendo las vamos desarrollando, y a su vez nos ayudan a alcanzar conocimientos de las otras inteligencias”.

 

Y ¿en qué consiste esa otra forma de llegar al conocimiento? A modo ejemplo, la profesora Albelo cita el caso de niños que les encanta la música o el deporte, actividades a través de las cuales se pueden desarrollar otras inteligencias. Y explica: “Muchas veces nos encontramos con alumnos que les cuesta memorizar muchísimas cosas de las que vemos en clase, pero que, por ejemplo, a través del fútbol, utilizando su inteligencia cinética corporal, se saben todas las banderas, las capitales de los países, los nombres de los jugadores, la edad, fecha de nacimiento y de dónde vienen. ¿Quién puede negar que esto es inteligencia?, se pregunta Cristina Albelo. ¿Por qué no utilizamos este talento para llegar a trabajar otros contenidos del currículo?

 

Excelente conversadora. Y, sobre todo, una profesional comprometida y conocida por la claridad de lo que dice, Cristina ha querido restarle importancia a lo que pasó en el CEIP Aguamansa y centrarse en su gestión directiva cargada de retos para el presente ejercicio. Una decisión que tampoco le impide romper una lanza por la profesora que en su día fue objeto de las críticas por el tema de la asamblea o el círculo de corazones. “Es una persona dedicada a la enseñanza, con una enorme capacidad de trabajo y de comunicación, con las ideas claras, que respeta a los alumnos y los escucha”, indica.

 

En realidad, la asamblea de corazones, que fue tachado como un método para adoctrinar a los niños, es una especie de `tagoror moderno´ donde los alumnos se sientan en el suelo sobre cojines y comparten sus experiencias, se mueven con libertad, se apoyan mutuamente, aprenden haciendo, son más autónomos. Se trata de un trabajo muy colaborativo.

 

Cristina Albelo lo cuenta mejor que nadie: “Es un momento para conectar con sus compañeros y ponerse en el lugar del otro que es lo que nos falta en el día a día, que nos escuchemos”.

 

 

Educar en valores

Este es el segundo curso que Cristina Albelo ejerce en el colegio de Aguamansa. Y ya se notan los resultados de su buena gestión.

 

Consciente de asume la enorme responsabilidad de dirigir un colegio muy especial, Albelo se muestra muy satisfecha con el actual claustro de profesores, unidos por el reto de “educar en valores, en la escucha, en el respeto y en las inteligencias múltiples”. Un método pedagógico en el que cada maestro toma sus decisiones adaptándolas al grupo de alumnos, y marcando los ritmos de trabajo o reduciendo las actividades según los intereses y las necesidades del niño, protagonista absoluto de su aprendizaje. 

 

 

INTELIGENCIAS MÚLTIPLES EN ACCIÓN, CINÉTICA CORPORAL, MATEMÁTICA, MUSICAL, INTERPERSONAL Y ESPACIAL, son algunas de las disciplinas que se imparten en las aulas inteligentes que distinguen a este centro y que se dieron cita en esta actuación que ofrecieron los niños y niñas de 3º y 4º del CEIP AGUAMANSA, en el Tercer Festival de Teatro del curso 2014-15, bajo el nombre de

 

 

Y añade: “Aquí empezamos a formar equipo y a intentar ir trabajando de la misma manera para beneficiar cada vez más a los alumnos. Trabajamos por proyectos de investigación, por proyectos de trabajo, y les dejamos a los chicos margen de autonomía para que ellos se gestionen y se organicen”.

 

Un sistema cada vez más seguido tanto por colegios públicos, como concertados o privados en nuestro país, en el que a los alumnos se les ofrece la oportunidad para que vayan descubriendo el aprendizaje. Para la directora del CEIP Aguamansa, la clave está en “no dárselo todo hecho, porque creemos que perdemos menos tiempo si les damos la opción de que ellos descubran las cosas y así las interiorizan”.

 

Otro de los puntos fuertes del centro orotavense es el uso de las habilidades de pensamiento para fomentar la creatividad y el pensamiento crítico del niño. Un sistema de trabajo que anima al maestro a recapacitar continuamente sobre su práctica, pero también le exige muchísimo más esfuerzo. Y al mismo tiempo exige de muchísima más implicación por parte del profesor y de los padres.

 

En este sentido, Albelo se refiere al importante papel que desempeñan los padres dentro del colegio, en el marco de un ambiente de participación democrática. De hecho, cuenta la directora, “el AMPA ha propuesto que el presidente ejerza sólo sus funciones en los momentos más burocráticos, pero que en el resto de las actividades se intente que todas las personas del AMPA actúen como vocales para que todos tengan voz y voto”, una decisión que seguro se revertirá en propuestas de mejoras para las diferentes actividades que se desarrollan en el centro.

 

Muchas cosas han cambiado desde la llegada de la nueva directora. Pero si una llama la atención fue le celebración del `Día del Niño´ el pasado año. “Esa fecha marcó un antes y un después”, asegura Cristina Albelo. Conforme al programa previsto y con el propósito de fomentar la cooperación necesaria entre familia, escuela y comunidad se les entregó a los padres la canción“En mi corazón vivirás” de Phill Collins, perteneciente a la banda sonora de “El libro de la selva”. Recuerda Albelo que “los padres se prepararon la canción en casa y ese día sacaron a todos los niños al patio, para hacer una especie de asamblea general, para que los niños tuvieran voz y voto y fueran los verdadero protagonistas del acto. Fue un día inolvidable”, nos dice visiblemente emocionada.

 

Si embargo, Cristina reconoce que implicar a las familias con la escuela es un proceso gradual que requiere mucho tiempo, en el que es necesario cambiar estructuras y formas de organización de los centros así como empezar a establecer un cambio de conciencia que nos ayude tanto a las familias como a los docentes a vernos como  “aliados” y no como “adversarios”  y actuemos como un auténtico equipo educativo, explica la directora.

 

Una especie de jornadas de puertas abiertas con el fin de que los padres vean el centro en pleno funcionamiento y resuelvan sus dudas "in situ".

 

 

El colegio en cifras

Para este curso, la cifra total de estudiantes matriculados asciende a 90, frente a los 70 del pasado año. Y no sólo el incremento del alumnado se nota de manera significativa sino también el hecho de que muchos padres de diferentes partes de la isla comienzan a contactar con el colegio para inscribir a sus hijos.

 

Cristina Albelo destaca como uno de los grandes logros conseguidos en esta etapa, la posibilidad de que los alumnos dispongan de un servicio de transporte desde La Orotava subvencionado por el colegio. Asimismo, dentro de poco, el colegio contará con calefacción gracias al Ayuntamiento villero. Defensora de los métodos innovadores en la enseñanza, el colegio también han presentado un proyecto de colaboración al Teleférico del Teide mediante el cual este centroeducativo actuaría como una “empresa de servicios” para que los niños se conviertan en guías de otros colegios en el Teide.

 

Las clases se imparten de Infantil de 3 años a 6º de Primaria. Las asignaturas son acordes al currículo de la normativa: Matemáticas, Música y Educación Física. Con un objetivo concreto: convertir al colegio en una institución que busca la excelencia académica y la formación integral de los estudiantes basados en principios y valores, y en la que además se desarrollen actividades extraescolares y complementarias y se participe en programas de innovación, indicadores para saber que existe un profesorado motivado.

 

Dentro de esta `Comunidad de Aprendizaje´ destacan proyectos como la “Teoría de las Inteligencias Múltiples” de Howard Gardner, “Arte creativo en tiempo de ocio”, “Personajes misteriosos” y el “Yoga Aguamansa”. Pero no son los únicos. El CEIP Aguamansa lleva a cabo otras actividades como el “Huerto escolar”, las “Matemáticas activas”, “Comederos aguamanseros”, “Radio escolar”, “Cross escolar solidario”, “Jardín vertical” “Jardín de aula”. Iniciativas que tienen como denominador común el trabajo desde la óptica de un enfoque competencial, donde la labor cooperativo tiene gran importancia, dentro del marco de la vivenciación y manipulación, favoreciendo siempre al respeto a las distintas inteligencias presentes en las aulas, y por supuesto fomentando la Educación y el desarrollo de la Creatividad.

 

La clave para cumplir con estos objetivos es que “los niños en su tiempo libre hagan cosas que realmente les gusten”, confiesa la directora. “Cuando hacemos las cosas porque nos gustan disfrutamos y aprendemos, pero cuando lo hacemos como una imposición casi siempre no funcionan y se olvida”.

 

Para ello, Albelo cita un ejemplo incontestable: “el año pasado los propios alumnos sustituyeron la sirenapor una melodía que ellos democráticamente eligieron para entrar y salir de cada clase”. Por otra parte, Cristina Albelo recuerda un reportaje de televisión en el que se precia cómo los alumnos entran bailando al colegio con una alegría contagiosa. Y advierte: “El colegio es un sitio al que deberíamos ir felices y contentos y no tenemos que tener miedo a no saber o a no aprender”.

 

Dicho de otro modo, de esta forma el colegio aspira que los estudiantes en un entorno de confianza, obtengan más conciencia de sí mismos, de su potencial y de su fortaleza. De manera que se enfrentan con gusto a los retos.

 

 

Fomentar la inteligencia creativa y practica

Cristina Albelo es partidaria de que hay que cambiar el concepto, ya que la educación es un bien de todos y la clave está encrear una comunidad del aprendizaje. ”Durante este proceso, todos estamos aprendiendo y en el colegio todos tenemos un lugar y un valor: la familia, los niños, los profesores, el personal no docente que también es uno de los pilares fundamentalesen este proceso”.

 

Prueba del buen hacer del colegio ha sido la puesta en marcha un nuevo concepto del comedor para los alumnos, en el que además de fomentar los conceptos de una dieta sana y equilibrada, la educación ambiental, el consumo responsable, el conocimiento del medio rural y el apoyo a los productores locales, comprando productos ecológicos. Con un objetivo prioritario: que la educación también llegue a los escolares a través de la alimentación.

 

Con el objetivo de reflexionar sobre diferentes conceptos, como la alimentación responsable, el colegio ha desarrollado el `Plan BEC´.

 

¿Qué significan estas siglas”? B de bajo la voz, E de elijo lo que como y C de como de todo un poco. En opinión de Albelo, los resultados no se han hecho esperar. “El alumno prueba de todo un poco: potaje hay que comer como mínimo un cucharón. Que tengo después carne y tengo ensalada, pues tomo un trocito de carne con porciones que están ya partidas para garantizar las cantidades justas para que los niños se alimenten. Y la ensalada si no les gusta les ponemos una cosa de cada, una tirita de lechuga, una rodaja de tomate, en pequeñas cantidades que les ayudan a conocer y acostumbrarse a los diferentessabores. Y al final está la fruta que es obligatoria, pero también le damos a elegir, si se la comen entera o si quieren un trozo”.

 

El CEIP Aguamansa también incluye un proyecto educativo llamado “Del entorno también se aprende”, desarrollado con el apoyo de los padres y madres del centro y en estrecha colaboración con el “Centro de Educación Ambiental del Ayuntamiento de La Orotava, a través del cual los alumnos aprenden los entresijos y el tratamiento de la tierra y el cuidado del medio ambiente y de la fauna, de una forma práctica y en u entorno de tanta biodiversidad como es la zona de Aguamansa. Un proceso en el que está implicada toda la comunidad educativa y en el que los alumnos, guiados por sus tutores y ayudados por sus padres, plantan y cuidan cada uno de sus huertos, y el que destaca un taller dedicado a la captación de brumas.

 

 

El CEIP Aguamansa también incluye un proyecto educativo llamado “Del entorno también se aprende”, desarrollado con el apoyo de los padres y madres del centro y en estrecha colaboración con el “Centro de Educación Ambiental del Ayuntamiento de La Orotava, a través del cual los alumnos aprenden los entresijos y el tratamiento de la tierra y el cuidado del medio ambiente.

 

 

Quienes conocen a Cristina Albelo saben de su sentido de la responsabilidad y de sus compromisos con un tipo deformación integral de los niños que los hará crecer no sólo en lo formativo sino también como personas educadas, felices y maduras. Según Albelo, también este año “el colegio ha pasado a formar parte del proyecto `Cambrigde´, que convertirá al CEIP Aguamansa  en un centro de formación capaz de examinar a los alumnos para que puedan acreditar su título por esta universidad”.

 

Preguntada sobre  la actitud que han de tener los docentes que se dedican a la enseñanza, la directora indica que además de tener conocimientos de la normativa y los principios metodológicos, lo más importante es su capacidad para escuchar a los alumnos y la empatía. “Ponerse en el lugar del otro, porque a veces se juzga a los niños de forma injusta, y realmente después cuando se les escuchas se aprecia que tienen razón”, señala.

 

 

Apostar por el futuro, el mejor balance

Convencida de que el reto último de la enseñanza no es sólo la transmisión de conocimientos, sino el desarrollo integral de la inteligencia, Cristina Albelo se muestra satisfecha con la gestión realizada durante su primer año al frente del colegio. Pero no se conforma. “Si el año pasado fue bueno, éste con todos los proyectos y apoyos que tenemos detrás va a ser mucho mejor, y auguro que el siguiente nos superaremos en matrícula, porque tenemos muchas llamadas y mucho interés”.

 

Esta profesora tiene palabras también para quienes se esfuerzan cada día en trasmitir los conocimientos a sus alumnos. “La mayor recompensa para un maestro es comprobar que sus alumnos comprenden, disfrutan aprendiendo y son capaces de aplicar lo aprendido en otros contextos porque para esto es la enseñanza: para adquirir una educación en valores, fundamental para su integración en la sociedad. Y creo que en nuestro colegio lo estamos consiguiendo día a día”.

 

Sin duda, el proyecto educativo que lleva a cabo el CEIP Aguamansa es todo un referente en Tenerife. Si hay una premisa común, es la búsqueda de esa formación integral, que el alumno no se sienta como una mesa y sea vea motivado desde un pensamiento crítico y creativo a trabajar sin libros de texto, cuando no lo necesita, intentando que nada sea manipulativo con el propósito que un mismo conocimiento se pueda abordar desde diferentes disciplinas.

 

Cristina Albelo considera que “es vital concederle mucha importancia a que el alumno se encuentre con él mismo, y para ello fomentamos su autoestima, su nivel de competencia, su capacidad de actuar ante cualquier situación, de manera que cuando se encuentren frente a otros retos como es el hecho de cambiar de grado, sean capaces de enfrentarse a ellos”.

 

“El futuro del CEIP Aguamansa lo construimos entre todos; no solo el claustro de profesores y  las administraciones competentes, sino sobre todo los alumnos que son los verdaderos protagonistas y los padres”. “La familia,  el alumnado y el profesorado vamos en el misma dirección, y ése es nuestro gran patrimonio”, concluye.


Li Ziqi: como hacer papel a la manera tradicional china

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com