Usted está aquí: HomeMIRADORCanariasEl recorrido del expediente del Parque Nacional del Teide

El recorrido del expediente del Parque Nacional del Teide Destacado

Publicado en Canarias
Valora este artículo
(1 Voto)
Margarita del Teide (Argyranthemum teneriffae), también llamada magarza de cumbre, uno de los endemismos más preciados del Parque Nacional del Teide y que forma parte de la riqueza florística de este entorno natural, determinante para su declaración como Parque Nacional. Margarita del Teide (Argyranthemum teneriffae), también llamada magarza de cumbre, uno de los endemismos más preciados del Parque Nacional del Teide y que forma parte de la riqueza florística de este entorno natural, determinante para su declaración como Parque Nacional.

 

 

Se cumplen diez años de la elección del parque nacional del Teide como Patrimonio Natural de la Humanidad por la ONU. Y nadie mejor para argumentar el camino del expediente de propuesta a tan importante acreditación que Milagros Luis Brito, entonces  viceconsejera de Medio Ambiente y abanderada para que el Parque haya sido incluido en la lista de manifestaciones que forman parte del Patrimonio Mundial.

 

 

Milagros Luis Brito (*)

 

 

Fue un itinerario largo. Sería casi imposible listar el conjunto de personas y entidades que participaron en su tramitación. Fue inicialmente una idea que empezó a tomar cuerpo a finales de la década de los noventa del siglo pasado, que tuvo un punto de inflexión los últimos meses del año 2002, registró un significativo impulso durante el año 2006 y, finalmente, fue inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial el 2 de julio de 2007, previa aprobación por el Comité de UNESCO, el 28 de junio, en Nueva Zelanda.

 

La Conferencia General de UNESCO, en el año 1972 en París, aprobó la Convención sobre la protección del Patrimonio mundial natural y cultural. Se definían así, las clases de sitios y lugares naturales o culturales susceptibles de ser inscritos como Patrimonio Mundial. Se trataba de que los estados partes identificaran primero, y establecieran a continuación, sistemas de gestión que garantizaran la preservación a futuro de los lugares inscritos.

 

Con ese marco de fondo, la dirección del Parque Nacional del Teide defendió, ante su Patronato, una propuesta para conseguir la declaración de bien natural. Fue aprobada, aunque no consiguió avanzar, porque el espacio se encontraba ya incorporado a una propuesta genérica que englobaba zonas naturales y culturales de Canarias, lo que impedía su toma en consideración. Sin embargo, aquella decisión del Patronato fue la primera huella administrativa, de un debate iniciado con anterioridad.

 

 

Aunque se produjeron algunos pronunciamientos de apoyo, el expediente no se activó hasta el 25 de octubre del año 2002

 

 

Aunque se produjeron algunos pronunciamientos de apoyo, el expediente no se activó hasta el 25 de octubre del año 2002. Fue el momento en el que la Comisión Mixta de Gestión de los Parques Nacionales de Canarias, acordó –por unanimidad- darle impulso. Sobre la Comisión Mixta pivotaría durante los siguientes años el acompañamiento, seguimiento y control de las diferentes acciones que se fueron programando por parte de la dirección del Parque Nacional. Aquel órgano, la Comisión Mixta, se reunía periódicamente, y constituía realmente el órgano de gobierno de los Parques Nacionales. Compuesta por representantes de la Administración General del Estado, como Basilio Rada, Juan Garay, o Miguel Castroviejo; representantes del Gobierno de Canarias, como Isidoro Sánchez, José Miguel González o Pedro Sosa; presidida por la Viceconsejera de Medio Ambiente, con la participación activa de los directores de los cuatro Parques Nacionales, de Timanfaya, Taburiente, Garajonay y El Teide, Aurelio Centellas, Ángel Palomares, Ángel Fernández y Manuel Durbán, respectivamente.

 

Los años siguientes supusieron un duro trabajo, con tres líneas de actuación. Por una parte, el necesario esfuerzo de coordinación entre las diferentes instituciones implicadas; por otra, el diseño de una estrategia para conseguir el mayor número posible de adhesiones a la propuesta. Pero la mayor dedicación tuvo lugar, durante los años 2003, 2004, 2005 y 2006, para apuntalar los criterios técnicos. El personal del Parque, y una gran cantidad de personas científicas e investigadoras de diferentes áreas de conocimiento, se afanaron en ello. No bastaba con los sentimientos. Era preciso demostrar, de manera contundente, los valores únicos del espacio; la singularidad de su compleja estructura volcánica y su derivación en un ecosistema de alta montaña, con una inmensa variedad paisajística, recubierta de endemismos de flora y fauna. Especialistas en Geografía Física, Geomorfología, Clima y Cambio Climático, Fauna, Flora, Agua, Ecología, Atmósfera, Gestión de Espacios Naturales, Etnografía y Arqueología, y Cultura tradicional visitaron, caminaron el Parque, y trabajaron en el expediente.

 

 

Fue necesario el esfuerzo de coordinación entre las diferentes instituciones implicadas y el diseño de una estrategia para conseguir el mayor número posible de adhesiones a la propuesta

 

 

En el 2003, La Dirección General de Patrimonio Histórico del Gobierno de Canarias presentó la Propuesta de Inscripción en la reunión del Consejo de Patrimonio Histórico, celebrada en San Cristóbal de La Laguna el 2 de abril, con el fin de incluir al Parque Nacional del Teide en la Lista Indicativa de Candidaturas Españolas, resultando incorporado en mayo.

 

El 17 junio de 2005, en la reunión del Consejo de Patrimonio Histórico, en L ́Escala (Gerona), el Parque Nacional del Teide y la Vertiente Mediterránea de los Pirineos (España y Francia) fueron seleccionados entre los bienes que conformaban la Lista Indicativa, como candidaturas oficiales en 2006, por parte del Estado Español. El 1 de febrero del siguiente año, el Ministerio de Cultura envió la Propuesta definitiva de Inscripción a la Secretaría del Comité del Patrimonio Mundial.

 

Apenas un mes más tarde se presentó en el Palacio de Carlos V, en La Alhambra de Granada, el contenido del expediente remitido a la sede de UNESCO, en París, cuyo contenido fue refrendado por el Comité del Patrimonio Mundial, reunido en el mes de julio en Vilna, capital de Lituania.

 

Los primeros días del mes de octubre del año 2006, aterrizó en Canarias el auditor de la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (UICN), el órgano evaluador, Bernard Smith. UNESCO, junto a la del Teide, examinó otras 45 candidaturas que aspiraban a ser incluidas la Lista de Patrimonio Mundial. Finalmente, el Parque Nacional del Teide fue incluido en la lista como bien natural, tras la celebración de la 31 sesión del Comité de Patrimonio Mundial efectuada en Christchurch, Nueva Zelanda, entre el 23 de junio y el 2 de julio, del año 2007.

 

 

El proceso de apoyo popular, institucional y académico fue incremental y paralelo al trabajo técnico

 

 

El proceso de apoyo popular, institucional y académico fue incremental y paralelo al trabajo técnico. Cabildos, ayuntamientos de todas las islas, la Universidad de La Laguna y el Consejo Social de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, el Gobierno de Canarias, asociaciones y federaciones de padres y madres, colegios profesionales, instituciones científicas y académicas, se volcaron en el trabajo de búsqueda de apoyos. La candidatura era defendida por las administraciones, organismos oficiales, y decenas de miles de personas a título individual. Sin olvidarnos del apoyo de sindicatos, asociaciones empresariales sectoriales, y la propia CEOE. O las tres organizaciones profesionales agrarias de España, como eran la COAG, Asaja y UPA.

 

El Parlamento de Canarias aprobó, por unanimidad, una Declaración Institucional de apoyo, que fue defendida por el entonces Presidente Gabriel Mato, en Cantabria, en la XVI Conferencia de Presidentes de Parlamentos Autonómicos. Gabriel Mato consiguió la unanimidad de todos los presidentes de Parlamentos Autonómicos de España.

 

Por su parte, el entonces Presidente del Cabildo de Tenerife, en su condición de Senador, consiguió la firma de todos los grupos parlamentarios de la Cámara Alta, para que el Pleno respaldara la candidatura. Inmenso fue su trabajo para buscar soportes. Como también lo fue el trabajo de Orlando Suarez, Presidente del Consejo Escolar de Canarias, que obtuvo el beneplácito de todos los Consejos Escolares Autonómicos y el del Estado, que decidieron apadrinar la candidatura, en la reunión que celebraron en Baleares, en mayo de 2007.

 

Se volcó en bendecirlo el Hogar Canario de Miami. De la misma forma actuó la Universidad de Miami y el Auditorio del Recinto Wolfson, del Miami Dade College, uno de los centros culturales más prestigiosos de Florida. Se sumaron el Cuban Heritage Collection y el diario El Nuevo Herald.

 

Diversos foros internacionales se brindaron a defender el mismo objetivo, entre los que podemos destacar: El VIII Congreso Internacional de Rehabilitación del Patrimonio Arquitectónico y Edificación, en Lanzarote, 2004. 2nd H&m Internacional Conference on "Vulnerability of 20th Century Cultural Heritage to Harzards and Prevention Measures" Kos, Grecia. La Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana (Cuba). La Federación Internacional de Centros para la Conservación del Patrimonio (CICOP) de España, Italia, Portugal, Argentina, EEUU, Paraguay, Uruguay, Bolivia, Colombia, Perú, Cuba y Méjico.

 

Entre quienes dieron su apoyo también encontramos National Geographic España, el Consejo Nacional del Ambiente de Perú, el Museo Nacional de Historia Nacional de Chile, la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza, de Cuba; y la Asociación para el Avance de la Ciencia de Panamá, la Dirección Regional de Ambiente de Azores, la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) o la World Wild Foundation de Nueva Zelanda, entre otros.

 

 

Entre quienes dieron su apoyo encontramos National Geographic España, el Consejo Nacional del Ambiente de Perú o el Museo Nacional de Historia Nacional de Chile

 

 

Si importante fue el trabajo realizado por el Ministerio de Cultura, el organismo interlocutor ante UNESCO, de manera especial su sede en París, no menos importante fue el papel activo asumido por el Ministerio de Asuntos Exteriores, determinante para poder poner en marcha, canalizar y hacer el seguimiento de las campañas internacionales que perseguían la búsqueda de adhesiones. Pero sobre todo, significativo y de agradecer fue el papel que desarrolló la entonces Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona. Su convicción y la defensa de la propuesta; el apoyo para la estrategia de defensa de la misma y la complicidad con el Gobierno de Canarias, especialmente con el Presidente Adán Martín, resultó crucial en los momentos más delicados de la tramitación, de forma destacada en la fase final. "El Teide es, sin duda, merecedor de un reconocimiento internacional", sentenció la entonces Ministra, ante los medios de comunicación y personas expertas, en un acto celebrado en Madrid, en diciembre de 2006.

 

 

(*) Ex vicepresidenta de la Zona Especial Canaria


5 de junio. Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Sabes cuánto contaminas?

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com