Usted está aquí: HomeMIRADORInternacionalAdvertencia al señor Nicolás Maduro

Advertencia al señor Nicolás Maduro Destacado

Publicado en Internacional
Valora este artículo
(2 votos)
Venezuela ha iniciado el procedimiento para abandonar la Organización de Estados Americanos (OEA), después de que esta organización hubiera convocado una reunión de cancilleres. De esta manera, se convierte en el primer país que deja la OEA por iniciativa propia. Venezuela ha iniciado el procedimiento para abandonar la Organización de Estados Americanos (OEA), después de que esta organización hubiera convocado una reunión de cancilleres. De esta manera, se convierte en el primer país que deja la OEA por iniciativa propia.

 

 

Por Félix Salas

 

 

Hemos estado observando con gran alarma la situación venezolana.

 

Pocas veces en la historia se ha visto con tanta claridad donde están los buenos y dónde están los malos. Los buenos, el pueblo salvajemente reprimido, ya tiene su lugar en la historia.

 

Los malos, las verdugos chavistas, se encubren en los denominados "colectivos", una versión venezolana de la horrible porra que con el nombre de "Brigadas de respuesta rápida" creó el extinto dictador cubano, Fidel Castro, y que hoy continua su discípulo, Raúl. Esos "colectivos", venezolanos están compuestos, al igual que en el caso de la isla caribeña, por los peores rufianes que se pueden encontrar en un país.

 

Cuando los castro-chavistas-maduristas perdieron claramente las elecciones para diputados a la Asamblea Nacional venezolana, comenzaron a idear fórmulas "made in Cuba" para impedir que se llevara a efecto lo que la voluntad de la mayoría del pueblo venezolano había decidido.

 

Crearon un denominado "Tribunal Constitucional" que lo único que ha hecho es sostener descaradamente la posición del madurismo, emitiendo resoluciones absolutamente inconstitucionales. Se han dedicado sistemáticamente a desmontar en la práctica todos los preceptos de dicha Constitución que no les han convenido, a pesar de haber sido promulgada por el chavismo.

 

El referido Tribunal, que debía llamarse en vez de constitucional, "prostitucional", ha ido ofreciendo su apoyo al primate Maduro (que me perdonen los primates por la denominación), hasta participar en un golpe de Estado donde eliminaron de hecho a la Asamblea Nacional, quitándole sus funciones y su inmunidad. Incluso, los denominados "magistrados" llegaron a establecer con total desvergüenza en el papelucho que elaboraron para el gobierno, que Maduro podía nombrar a cualquier entidad para que desempeñara las funciones de la Asamblea. Supongo que ya tienen en mente, nombrar a miembros de los "colectivos" para desempeñen dichas funciones.

 

El despropósito ha sido tal que ha habido una reacción por parte de la mayor parte de los países de la OEA y de la comunidad internacional que los ha obligado a maquillar un par de párrafos, pero la esencia del problema sigue.

 

En esto hay que destacar la valiente actitud del Secretario General de la OEA, el uruguayo Almagro, quien con mucha razón ha calificado por su nombre al régimen madurista e incluso ha condenado el asesinato de venezolanos durante las manifestaciones. El calificativo de "acciones cobardes", dado a las acciones del régimen dictatorial, ha demostrado la valentía de ese destacado defensor de los valores democráticos y constitucionales. Por suerte, esta vez no ha primado lo "políticamente correcto" sino lo "políticamente honesto" en la OEA. Claro, siempre los satélites como Evo Morales, Daniel Ortega y algunos otros que viven del dinero que les inyecta la dictadura venezolano, se han puesto al lado de Maduro y en contra del pueblo venezolano.

 

No hay más que observar las manifestaciones reprimidas por los gorilas y las de los "Castro-chavistas-maduristas", que no solo no son molestadas, sino que son apoyadas por las denominadas autoridades venezolanas. Hasta el momento la brutal represión se ha cobrado al menos cerda de 30 víctimas.

 

Ahora, el energúmeno que ocupa Miraflores, ha amenazado con adquirir medio millón de fusiles para armar a los suyos, mientras que la oposición está absolutamente desarmada y sus manifestaciones son pacíficas. La violencia está ejercida exclusivamente por el gobierno.

 

Está más que claro que, de llevarse a cabo la cobarde amenaza del verdugo Maduro, unos venezolanos (acompañados por los cubanos que todos los días se inmiscuyen en los asuntos internos de Venezuela), dispararán y asesinarán a otros indefensos ciudadanos venezolanos. Por ello, ha llegado el momento de que la OEA advierta al régimen venezolano que no quedará impune un hecho como ese y que debe tomar las medidas urgentes necesarias para evitar que eso ocurra.

 

No hay que ser muy listo para predecir que de producirse una masacre contra el desamparado pueblo venezolano, muchos de los que queden vivos atravesarán las fronteras principalmente de Colombia y ya sabemos lo que ocasionaría ese éxodo.

 

Las alternativas que se le presentan a la dirigencia de la oposición venezolana son muy difíciles. Y de seguir las cosas como van, sin el firme apoyo de los organismos internacionales, los líderes de la oposición irán siendo asesinados y encarcelados. De lo contrario, el pueblo tendrá que utilizar la fuerza numérica que tiene para obligar al régimen a ceder, lo cual podría causar muchas bajas en poco tiempo.

 

Lo que sí no es recomendable es, ante las amenazas del gorila cuadrado, rendirse. El pueblo sabe que eso supondría mantener durante muchos años un gobierno, asesino, corrupto y narco traficante.

 

Ya tienen una gran experiencia los demócratas venezolanos con lo que ocurrió el año pasado. El “Eje del mal”, compuesto por el papa Francisco, Obama y Zapatero, así como otros individuos que no es necesario mencionar, logró que se paralizaran las manifestaciones por el revocatorio, que tenían al régimen contra la pared. Le dio un respiro al régimen y ya ven para que lo han utilizado.

 

Si tienen dudas, miren a su alrededor, o sea, el caso de Cuba, donde un oprobioso y represor régimen se ha mantenido por más de cincuenta años y amenaza con prolongarse con los descendientes de Raúl Castro.

 

Para terminar, a la saga de los Castro, a Maduro y a sus seguidores les voy a recordar como cruel ironía de la historia una frase del fallecido tirano, Fidel Castro: “Se pueden utilizar las bombas para matar a los hambrientos, pero esas bombas no pueden matar el hambre”. En el caso de Venezuela les digo, que los fusiles podrán matar a los descontentos en dicho país, pero no podrán matar el descontento de la población.

 

 

 

(*) Articulista e historiador


5 de junio. Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Sabes cuánto contaminas?

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com