Usted está aquí: HomeMIRADORInternacionalVenezuela, ¿la Ruanda de América?

Venezuela, ¿la Ruanda de América? Destacado

Publicado en Internacional
Valora este artículo
(0 votos)
Según fuentes del Ministerio Público, tres personas fueron asesinadas el pasado viernes en el noroccidental estado de Lara durante las manifestaciones que se desarrollaron en todo el país. La cifra de fallecidos en la ola de protestas que sacude a Venezuela desde hace tres meses se eleva a 85. Según fuentes del Ministerio Público, tres personas fueron asesinadas el pasado viernes en el noroccidental estado de Lara durante las manifestaciones que se desarrollaron en todo el país. La cifra de fallecidos en la ola de protestas que sacude a Venezuela desde hace tres meses se eleva a 85.

 

 

La crisis política, económica y social, el aumento de la violencia y los últimos decretazos de Nicolás Maduro contra los poderes públicos, abocan a Venezuela a una situación inquietante.

 

 

 

Por Félix Salas Silva (*)

 

He ido siguiendo la marcha de los acontecimientos en Venezuela, sobre todo desde que la oposición decidió lanzarse a las calles en manifestaciones no violentas. He visto como los que marchaban, al principio intentaban dialogar con los guardias nacionales y éstos, en general, respondían lanzando gases lacrimógenos y parapetados detrás de las denominadas “ballenas”, lanzando chorros de agua. Y con enorme tristeza, he visto también en los telediarios las fotos de los niños y jóvenes asesinados por los disparos de las fuerzas represoras del régimen de Nicolás Maduro.

 

A medida que pasan los días ha aumentado el número de jóvenes muertos, por la acción de las mismas fuerzas del régimen a las que se integraron los denominados “Colectivos”, a los cuales debería llamárseles “Escuadrones de la Muerte”, como se calificaba a los grupos irregulares que apoyaban las dictaduras militares de los años sesenta y setenta.  

 

El régimen madurista, aunque está consciente que no lo quiere la inmensa mayoría de los venezolanos, se ha empeñado en mantenerse en el poder a toda costa apoyado por una casta de militares y mercenarios que se han erigido jueces de los destinos del país.

 

Por su parte, el ex gobernante español José Luis Rodríguez Zapatero insiste en servir de garante a una dictadura que como respuesta le proporciona, cada vez más, torturas a Leopoldo López, el Mandela venezolano. ¿Cuánto estará cobrando el funesto Zapatero por sus gestiones a favor de la dictadura? Todo con la complicidad del Partido Popular y el gobierno de Rajoy que ha dejado en manos del infame Zapatero la representación de España en el caso venezolano, sin tener en cuenta que este individuo ha sido rechazado por la oposición venezolana.

 

Sin lugar a dudas, las fuerzas represivas de la dictadura son cada día más criminales y arrogantes. Cumplen con toda escrupulosidad las órdenes de golpear, asesinar, encarcelar que les da Maduro, quien a su vez las recibe del tiranuelo cubano Raúl Castro.

 

Cabe destacar la heroica actitud de los periodistas venezolanos que no responden a la dictadura, cumpliendo su arriesgada labor, a pesar de los golpes, asaltos, robos de cámaras y chantajes que reciben, siempre tratando de que queden registrados los horrores cometidos por el régimen.

 

Asimismo hay que reconocer la generosidad de muchos periodistas de medios internacionales -los hay también cómplices del régimen- han asumido una actitud de defensa del pueblo venezolano, a pesar de las descalificaciones del dictador y de sus seguidores, a veces poniendo también en riesgo su integridad física.

 

Las mentiras y manipulaciones sensibleras del régimen se multiplican y dan una medida de la inestabilidad de un gobierno cobarde. Su hipocresía ha llegado a tal punto que los chavista han calificado a los líderes opositores de irresponsables al llevar a jóvenes a las manifestaciones, donde son asesinados. Incluso en el colmo de la desvergüenza, individuos como el ministro de propaganda de la dictadura Ernesto Villegas, ha hecho un llamado al Papa para que tome cartas en el asunto y evite que los adolescentes participen en las manifestaciones, cuando sería más fácil que no dispararan a los manifestantes.

 

No es la primera vez que los jóvenes asumen esa actitud. Quien suscribe estas líneas, participó en Cuba en manifestaciones teniendo doce años, algo que ha sido muy habitual en América Latina. Desdichadamente, en nuestro caso, el resultado de la lucha fue llevar al poder a la que hasta ahora ha sido la más feroz dictadura de toda América. En el caso de los venezolanos, esos jóvenes están luchando por su futuro democrático y contra un régimen nefasto que quiere suplantar en ese país el legado de la fracasada y criminal dictadura castrista.

 

Falsedades como éstas y otras como que la oposición está dividida, deben ser desmentidas por la opinión pública internacional. En mi opinión, nunca una resistencia cívica se ha mostrado tan unida.

 

En Venezuela la ilegalidad y la corrupción son parte consustancial del poder. La última medida ha sido que la Sala Constitucional ha desalojado de sus funciones a la fiscalía, otorgando sus competencias a la Defensoría del Pueblo, en manos de un chavista militante.

 

Recordar que precisamente el Tribunal Supremo de Justicia está presidido por un individuo, Maikel Moreno, que cumplió condena por haber asesinado a una persona y tiene otra causa pendiente. Por su parte, Diosdado Cabello, el más vociferante y amenazador, junto con Nicolás Maduro, está acusado de ser el jefe del cartel de Los Soles, dedicado al narco tráfico. Lo mismo ocurre con “El Defensor del Pueblo”, Tarek el Asaimi y con el general Néstor Reveroll. En fin, que se trata del gobierno más corrupto, sinvergüenza y delincuente, que, junto al cubano, ha conocido la América.

 

Lo que sucede y hace extremadamente difícil la actuación de los que se oponen al régimen, es que éste utiliza los métodos que han utilizado los regímenes comunistas, unido a la forma despiadada en que actúan los narco traficantes. No se está luchando sólo contra una dictadura, se está luchando también contra una narco-dictadura.

 

Esta naturaleza agresiva y facinerosa del régimen es esencial para entender la forma, en mi opinión, de combatirlo.

 

A lo largo de la historia la utilización de la lucha pacífica ha tenido, en algunos casos muy concretos, resultados favorables. Es cierto que Ghandy logró la independencia de la India mediante ese método de lucha, pero hay que tener en cuenta que tuvo enfrente a los ingleses, que en su condición de colonialistas demostraron mucha inteligencia y al comprender que las cosas podían ir a peor, con resultados inciertos, decidieron pactar la independencia.

 

Otro ejemplo más reciente fue el movimiento por los derechos sociales en los estados del sur de los Estados Unidos. A pesar de que hubo represión, no es menos cierto que el gobierno de la nación determinó apoyar las medidas integracionistas y pudimos ver a la Guardia Nacional obligando al esperpento del gobernador Wallace a aceptar la integración. Es cierto que tanto Ghandy como Martin Luther King fueron asesinados, pero ya su movimiento había triunfado.

 

En el caso de la dictadura madurista, al igual que sus mentores castristas, ellos no entienden de esas cosas. Debido a la brutalidad y cobardía de los dirigentes del régimen de Maduro, era previsible que fueran a reprimir, asesinar, encarcelar y, secuestrar a sus opositores.

 

En este ambiente de absoluta arbitrariedad, los gorilas de la Guardia Nacional (que me perdonen los verdaderos gorilas, por calificar a esos personajes con su nombre) se han sentido tan seguros, que se permiten todo tipo de linchamientos.

 

Hay un ejemplo del envalentonamiento que tiene la Guardia Nacional y es lo que ocurrió en el edificio que ocupa la Asamblea Nacional. Un oficial de la Guardia, gordo como un cerdo cebado y con ademanes de lo que es, precisamente un esbirro, empujó al Presidente de la Asamblea, Julio Borges. Ese es un síntoma de cómo andan las cosas en Venezuela y demuestra la impunidad con que actúan. Si hubiera tenido delante a un individuo que hubiera podido defenderse, estoy seguro que el sicario no hubiera actuado así.

 

En mi opinión un error de la oposición es no haber preparado a los jóvenes más aguerridos para que pudieran pasar de la lucha pacífica a la no tan pacífica, incluyendo la lucha armada. Dirán muy rápidamente que el pueblo está desarmado. A través de la historia, hay muchos ejemplos de luchadores que no tenían armas y se las quitaron al enemigo, sobre todo en América.

 

Otro error fue, cuando en diciembre, Maduro estaba totalmente acorralado y al parecer sus amos castristas no habían previsto que el pueblo se iba a manifestar en la forma en que lo hizo, haber aceptado la que llamo la mediación de la infamia, organizada por Zapatero y comparsa.

 

Asimismo, el hecho que muchos pensaran que al principio los miembros de la  Guardia Nacional eran venezolanos y actuarían como tales, puede considerarse otro error, ya que ese cuerpo sanguinario ha demostrado que está compuesta por individuos de la peor calaña, verdaderos esbirros, abusadores y asesinos, como hacía mucho tiempo que no veía en la región.

 

Se les ve que disfrutan lo que están haciendo. No se limitan a neutralizar, sino que disparan y matan sin ningún escrúpulo. Eso nunca, absolutamente nunca se había visto, ni en los casos de las dictaduras de Chile, de la Argentina, del Brasil, etc. En el caso de los escuadrones de la muerte, creo que los opositores esperaban que actuaran, porque llevan mucho tiempo haciéndolo. Esos equivalen a las llamadas “Brigadas de Respuesta Rápida” de Cuba.

 

En cuanto, a los que esperaban que las fuerzas armadas se pasaran al pueblo, no tuvieron en cuenta que en la cúpula militar, unos están involucrados en el narco tráfico y todos en la corrupción. Deseo mucho equivocarme, pero no espero nada de ellos, a no ser que un movimiento de oficiales subordinados, que no están implicados en la corrupción y el narco tráfico den el paso al frente y se rebelen.

 

La situación es verdaderamente complicada. Pero la oposición tiene un arma aterradora y que no pueden perder: el apoyo de la población para impedir como sea el triunfo de la Constituyente.

 

El pueblo venezolano debería estar muy alerta. Si Maduro y sus secuaces logran imponer su engendro de Constituyente, estoy convencido que una de las primeras cosas que harán será impedir que funcione ningún tipo de comunicación en el país y entonces comenzará la verdadera carnicería, quizá la peor que haya conocido la historia de América Latina.

 

No le extrañe a nadie que ocurra algo similar a lo que ocurrió en Ruanda, lo que en el caso venezolano, el número de víctimas sería mucho mayor, porque la oposición es mayor. No importaría si hay lucha o no. Los jóvenes maduristas y también los no tan jóvenes, que ya se han dejado envenenar por la dictadura, saldrían como ocurrió en el país africano, a asesinar a sus vecinos y a los que les manden los amos. Todas esos individuos son asesinos en potencia, que nada más esperan el momento apropiado, para asesinar a los venezolanos que no estén con ellos.

 

Los asesinos al servicio del régimen intentarán eliminar una parte de  la población, mediante el crimen y a los que sean apresados, serán llevados a campos como los gulag que mantuvo el régimen comunista de la Unión Soviética. Los que puedan, tendrán que escapar hacia los países vecinos y quedarán sujetos al horror que viven los refugiados. Maduro quiere imponer la paz, pero lo que no terminó la frase. La paz que quiere imponer es la de los sepulcros. Veremos si los venezolanos se lo permiten.

 

Solamente una campaña muy fuerte a nivel internacional, en la cual participen todas las fuerzas decentes y comprometidas del mundo, podría ayudar a los venezolanos a enfrentar al oprobioso régimen. De lo contrario, veremos a los intelectuales cínicos de siempre y leales a la izquierda oportunista de Maduro, yendo a apoyarlo, a pasarlo bien en nombre de los pobres de la tierra, como hacen en Cuba y a decir que aquello es una maravilla. Y además, como aún sigue sucediendo, a cobrar su cheche y sus intereses en blanco y en negro.

 

 

 

(*) Historiador


5 de junio. Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Sabes cuánto contaminas?

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com