Usted está aquí: HomeMIRADORInternacionalAgravamiento de la tensión en Asia

Agravamiento de la tensión en Asia

Publicado en Internacional
Valora este artículo
(0 votos)

Por Canarias Cultura & Negocios

 

Los países asiáticos se encuentran en un momento difícil marcado por el incremento de las tendencias nacionalistas en China, Japón y Corea del Sur, lo que ha provocado numerosos incidentes diplomáticos entre los tres países que se disputan algunos islotes situados en una zona por la que transcurren algunas de las líneas de navegación más transitadas del mundo. En este nuevo escenario, China ha elevado el tono de sus críticas a Estados Unidos por un supuesto plan de guerra fría en la región.

 

La tensión en la zona llegó a su punto máximo después de que dos buques de vigilancia chinos llegaran cerca de las islas Diaoyu (Senkaku, en japonés) para reafirmar la soberanía en esta zona rica en recursos piscícolas y energéticos. El conflicto territorial por estas islas se remonta a 1895 cuando Japón se la anexionó para construir una planta atunera. Tras quedar desiertas en 1940, las islas estuvieron bajo mando estadounidense hasta 1972. A partir de entonces, China, Japón y Taiwán se disputan su soberanía.

 

Entre tanto, el gobierno japonés anunció en comunicado oficial haber comprado varios islotes del archipiélago de las Senkaku, que según el gobierno de Pekín son parte inherente de su territorio desde tiempos remotos.

 

Crece la tensión en torno a las intenciones militares de Pekín

Las tensiones regionales subyacen tras la renovación del material bélico chino cuyo presupuesto ha aumentado dos dígitos por año en tan sólo una década, hasta llegar a 80.423 millones de euros en 2012. Pekín ha adquirido también armamento sofisticado como portaviones y y ha mejorado considerablemente las capacidades de su Armada, algo que ha generado preocupación no sólo en Japón sino también en el resto de los países del sureste asiático, en disputa por otros islotes en el mar del Sur de China.

 
La escalada armamentista es paralela a la escalada retórica en el gobierno chino. XI Jinping, recién elegido secretario general del Partido Comunista, ha instado a sus Fuerzas Armadas que “intensifiquen su capacidad para el combate real”, durante la primera reunión que mantuvo con los altos mandos del Ejército Popular de Liberación (EPL).

 

Este rearme de China ha hecho que Tokio eleve el tono de sus amenazas. En su primer discurso, tras su rotunda victoria en las elecciones legislativas del pasado domingo, Shinzo Abe, halcón del Partido Liberal Democrático (PLD), dejó claro que las islas Senkaku “son parte integral del territorio de Japón” rechazando todo tipo de negociación al respecto.

 
Incluso, Abe ha argumentado que su intención de reformar el artículo 9 de la Constitución pacifista impuesta en 1946 por EE UU como potencia ocupante tras la derrota japonesa en la Segunda Guerra Mundial, ratifica la intención del gobierno nipón de transofrmar sus fuerzas de autodefensa en ejército regular.


Pese a las limitaciones que impone la actual Carta Magna, Tokio tiene el sexto mayor presupuesto militar del mundo (45.000 millones de euros en 2012, aunque para 2013 se prevé una reducción del 1,8%).

 
Japón, que insiste en que su programa armamentístico,  cuenta con el sexto mayor presupuesto militar del mundo (45.000 millones de euros en 2012, aunque para 2013 se prevé una reducción del 1,8%), más del que le permite la actual Carta Magna.

 

Estados Unidos y China atraviesan su peor crisis

Las relaciones entre Estados Unidos y China son cada vez más crispadas, pese a la política oficial de buena diplomacia que se intenta llevar entre ambos países.

 
Las islas Sensaku / Diaoyu son el pivote sobre el que gira la política de seguridad norteamericana en la zona. Apoyándose en que estas islas se encuentran protegidas por el Tratado de Defensa mutua entre Estados Unidos y Japón, Tokio le exige a Washington presionar a China militar y económicamente para frenar sus afanes de expansión, mientras que Pekín critica a Obama por otorgar prioridad a la región de Asia-Pacífico.

 
La presencia de un destacado nivel de fuerzas militares norteamericanas en Asia se remonta a la firma de una alianza de seguridad entre el ex presidente Clinton y el ex primer minitro japonés, Ryutaro Hashimoto, para preservar la paz en el Pacífico, especialmente en tiempos de profundos cambios regionales. Considerada la cumbre más importante entre los dos países desde el final de la guerra fría, el acuerdo se cerró con la presencia de unos 100.000 soldados norteamericanos en el área, y el reforzamiento de los lazos estratégicos que unen a dos de las principales potencias económicas del mundo.

 
La reacción de China, que considera el fuerte incremento anual del presupuesto militar norteamericano una amenaza para su seguridad, ha sido contundente. Por su parte, el Partido Comunista Chino considera la decisión de Washington de potenciar el espionaje y la guerra cibernética como la prueba evidente de que Estados Unidos planea una nueva guerra fría en la región.

 
Hasta ahora Estados Unidos ha conducido una diplomacia muy sofisticada para dejar que las cosas evolucionen en China sin dar razones al régimen para denunciar supuestos intentos de injerencia en la zona. Sin embargo, el gobierno norteamericano no se quedó atrás y criticó a Pekín de no poner freno a las amenazas nucleares de su socio norcoreano, cuyo régimen considera “muy poco fiable”. 

 
Pero la preocupación por la estabilidad en la región va más allá. El primer ministro japonés  ha acusado a Corea del Sur, aliado militar de Washington, de desestabilizar el sureste asiático con su política de agresión y expansión, al querer apoderarse de las islas Dokdo (en coreano) / Takeshima (en japonés), conflicto que ha enrarecido en los últimos meses las relaciones entre ambos países.

 
Da la impresión de que Estados Unidos corre contra el tiempo. Si sus esfuerzos para ayudar a estabilizar la región tienen éxito, si encuentra la forma de encausar un nuevo diálogo de paz en Asia, debería ser capaz de salir airoso e incluso consolidar su posición para contrarrestar el poder de China. De lo contrario, existe la posibilidad de que la primera potencia mundial se hunda en un atolladero y sus planes para enfrentarse a la amenaza de los nacionalismos corran un gran riesgo.

 

 

 

.

 

 

 

 

.

Visto 869 veces

5 de junio. Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Sabes cuánto contaminas?

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com