Usted está aquí: HomeMIRADORInternacionalEl Papa Francisco I es recibido con elogios por su apuesta a favor de la humildad de los católicos

El Papa Francisco I es recibido con elogios por su apuesta a favor de la humildad de los católicos

Publicado en Internacional
Valora este artículo
(0 votos)

Mucha alegría y gran expectación en todo el mundo durante su primer anuncio de la Misa de Domingo de la Resurrección y su primera bendición “Urbi et Orbi”. Nadie niega que la llegada de Francisco I supone un momento histórico, de inflexión sobre el pedestal aparentemente inamovible sobre el que se asienta la Iglesia católica, pero Jorge Mario Bergoglio, el Papa que acaba de abrir la Casa de Dios a la paz en la tierra, ha ejecutado su primer mensaje a los feligreses desde la sencillez en la liturgia y con un tono familiar en el que destaca su alegato a favor de la resolución de los conflictos y en contra del egoísmo en el mundo. Canarias Cultura & Negocios reproduce la segunda parte del artículo del investigador alemán Hans Kamella sobre el hombre que está llamado a superar las rivalidades dentro de la Santa Sede, así como modernizar su proyecto evangelizador.

 

Por Hans Kamella (*)

 

Según el teólogo Karl Gabriel de la Universidad Münster, con la elección del cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio se espera que disminuya el poder de la Curia vaticana y que los temas sociales se conviertan en uno de los pilares de su proyecto evangelizador.

 

Nacido el 17 de diciembre de 1936, en el barrio de Flores de Buenos Aires, en el seno de una familia modesta de inmigrantes italianos, Jorge Mario Bergoglio tras asistir a la escuela pública en el año 1956 terminó su educación escolar con el título de técnico químico. Un año más tarde matriculó como novicio en el seminario de la Compañía de Jesús de la capital argentina, completando los estudios en Humanidades en Chile en 1963 y a su regreso a Buenos Aires obtuvo la Licenciatura en el Colegio Mayor San José.

 

Durante toda la década de los años 60, ejerció como  profesor de literatura y filosofía en el Colegio de la Inmaculada de Santa Fe y en el Colegio del Salvador de Buenos Aires, lo que nos le impidió iniciar sus estudios en Teología siendo ordenado sacerdote el 13 de diciembre de 1969. Tras ser nombrado “provincial”, en 1974 fue miembro de la organización juvenil peronista “Guardias de Hierro”. Amante del diálogo y la reflexión, entre 1980 y 1986 ocupó el cargo de rector del Colegio Máximo y de la Facultad de Filosofía y Teología de la misma Casa de San Miguel, además de oficiar como párroco de la parroquia del patriarca San José en la diócesis del mismo nombre.

 

En Alemania  concluyó su tesis doctoral posicionándose como una referencia eclesiástica en su país de origen. De hecho sus superiores lo eligieron director espiritual y confesor de la Iglesia de la Compañía en la Ciudad de Córdoba. En 1992, fue precisamente el beato Juan Pablo II quien le nombró obispo titular de Auca y Auxiliar de Buenos Aires, y posteriormente Cardenal en el Consistorio. En junio del mismo año, recibió en la Catedral de Buenos Aires la ordenación episcopal. Su lema fue: MISERANDO ATQUE ELIGENDO.

 

De carácter tolerante y hombre clave en la Iglesia argentina en la última década del siglo XX, en 1997 fue nombrado Arzobispo coadjutor de Buenos Aires y un año más tarde Arzobispo titular de la diócesis. Su don de misionero o su personalidad aglutinadora, no impidieron que escribiera una prolifera obra eclesiástica, entre la que sobresale títulos como «Meditaciones para religiosos» (1982), «Reflexiones sobre la Vida Apostólica» (1986), y «Reflexiones de Esperanza» (1992). Entre noviembre de 2005 y noviembre de 2011 fue presidente de la Conferencia Episcopal de Argentina.

 

Papa de la Humildad y de la evangelización

Convertido en el Papa número 266, el primer latinoamericano en representación de los jesuitas y también el primero no europeo desde la fundación de los Estados Pontificios, Francisco I, como casi todos los analistas esperan, presumiblemente será un Papa de compromiso entre la línea ortodoxa de la Curia romana y los que abogaban, sobre todo en el Tercer Mundo, por un obispo de Roma que, por lo menos en lo social y en el diálogo con las diferentes culturas y religiones, continúe la línea de Juan Pablo II.

 

Defensor a ultranza de los principios de la humildad y del compromiso con la justicia social, el nuevo Papa desde sus primeros años de sacerdocio ha defendido la posibilidad de un diálogo sin prejuicios con los distintos colectivos sociales católicos y no católicos. Tanto que aumentó la presencia de sacerdotes en los barrios marginados, siendo su estilo de vida muy sencillo: vivía en un apartamento pequeño, en vez de la residencia episcopal, cocinaba su comida y renuncio al coche oficial a favor del transporte público. Pautas que ha comenzado a exhibir en la vida y en las normas del protocolo interno de la máxima institución de la iglesia católica.

 

Como buen argentino es aficionado al fútbol, hincha y socio del club Atlético San Lorenzo de Almagro, le gusta el tango y la opera y tiene entre sus escritores favoritos a Jorge Luis Borges. En Argentina se le conoce como el abogado de los pobres.

 

Si Ratzinger fue considerado como uno de los teólogos más sólidos y preparados de la Iglesia, Franciso I además de su perfil de Papa-párroco podría sorprender por ser un buen filósofo y humanista, además de convertirse con el paso de los años por su trayectoria como jefe supremo de la iglesia católica, en un ícono internacional cuya autoridad moral progresista puede llegar a trascender los límites geográficos y doctrinales del catolicismo.

 

Por ello, en el tramo final del pontificado de Benedicto XVI adquirirá especial relevancia dentro del colegio cardenalicio no sólo la elección de Francisco I sino también los cardenales que formen parte de su equipo más cercano, situados en los puestos más altos en la administración vaticana, y una figura, la del secretario del Papa, que decidirá qué hace, a quién ve y las prioridades del nuevo Vicario de Cristo.

 

En el círculo de poder del Vaticano comienzan ya a vaticinarse las primeras hojas de ruta que seguro asumirá el Estado de la Ciudad del Vaticano de cara a los retos de los tiempos modernos, especialmente para comenzar una carrera a muerte contra las intrigas y el afán de poder que se ha instalado en el corazón del catolicismo romano. Francisco I, conocido popularmente ya como el Papa "del fin del mundo", sabe que 2 mil millones de personas a las que representa en todo el planeta esperan con ansiedad un cambio de liderazgo de la iglesia católica. Y a esa tarea parece decidido a entregarse.

 

Por lo pronto, una revolución en los gestos y en los discursos parece imponerse en el protocolo contra la ortodoxia papal. La "Iglesia tiene que ser pobre y para los pobres" ha sido uno de sus primeros mensajes que parece protagonizar no sólo la política religiosa del nuevo pontífice sino también su vocación misionera, la exigencia ecuménica y los asuntos doctrinales o sacramentales, donde uno de sus grandes retos será el Concilio Vaticano II, en los que el mensaje de liberación de los pobres será uno de sus grandes caballos de batalla pero alejado del enfoque de la teoría marxista leninista, que tantas confusiones y muertes ha ocasionado el mundo.

 

Como prevén algunos analistas, por ley de vida, el papado de Francisco no será extenso en el tiempo. Pero por su carácter positivo, con ánimo sereno y dispuesto a cumplir con su deber hasta las últimas consecuencias, Francisco I parece dispuesto a no perder un minuto de trabajo. En sus primeras apariciones ha denunciado las guerras, los conflictos económicos que se abaten sobre los más débiles, la codicia de dinero y de poder, la corrupción, los crímenes contra la vida humana y contra la creación, riesgos de un neocapitalismo salvaje frente al que el nuevo sucesor de Pedro, el pescador de Galilea, exige el respeto a la dignidad de las personas en las actividades productivas, sin que por ello algunos confundan a la iglesia como una ONG filantrópica. Y eso, ya de por sí, se revela como el mejor comienzo al frente de una de las instituciones más antiguas, poderosas e influyentes de la cultura de la civilización.

 

(*) Hans Kamella. Investigador. Empresario, miembro de la Asociación Cultural Humboldt.

 

Visto 781 veces

5 de junio. Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Sabes cuánto contaminas?

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com