Usted está aquí: HomeMIRADORNacionalSe reabre en España el debate sobre la prohibición del Bisfenol A, sustancia altamente cancerígena

Se reabre en España el debate sobre la prohibición del Bisfenol A, sustancia altamente cancerígena

Publicado en Nacional
Valora este artículo
(3 votos)

Por Canarias Cultura & Negocios

 

Después que la Fundación Vivo Sano lanzara en febrero pasado una campaña para pedir que España prohíba de forma urgente el uso del Bisfenol A, uno de los disruptores endocrinos más frecuentes en materiales de uso alimentario, el tema ha generado un amplio debate social  ante la pasividad mostrada por las autoridades sanitarias españolas sobre esta sustancia que  se encuentra entre las grandes preocupaciones de los investigadores médicos.

 

"Los poderes públicos están obligados a velar por la salud de los consumidores frente a cualquier posible amenaza que la comprometa y, por lo tanto, en el caso que nos ocupa, deben adoptar con urgencia medidas tendentes a que se reduzca la presencia de Bisfenol A en el cuerpo de la población española", destaca la web de la campaña.

 

¿Qué es el Bifenol A?

También conocido como BPA, el Bisfenol A es un producto químico utilizado en la industria de los plásticos para darle mayor resistencia y flexibilidad, como es el caso de los policarbonatos, latas de alimentos o bebidas, recibos de compras o extractos bancarios, CDs e, incluso, biberones. Al entrar en el organismo por contacto puede llegar a alterar el funcionamiento normal de las hormonas con efectos directos en la reproducción y otros procesos como la obesidad, el metabolismo, tiroides o el desarrollo neuronal.

 

Para los médicos es desalentador que los políticos no solo no muestren un compromiso claro contra la utilización irresponsable de esta sustancia, sino que además miren para otro lado.  La crisis económica, la oportunidad de negocio y el temor a la pérdida de empleos están sirviendo de excusa a las autoridades para mostrarse más permisibles con ciertas industrias que continúan utilizando  productos que contienen BPA, que pone en peligro la vida de cientos de miles personas cada año en España, y que desde hace tiempo figura como un objetivo claro en las políticas de salud pública.

 

Los temores no son infundados. De hecho, la prestigiosa revista científica de la American Medical Association ha advertido en un informe reciente que, incluso a niveles muy bajos de concentración, el BPA puede estar asociado a la diabetes, la infertilidad, el cáncer de mama o de próstata, los problemas cardiovasculares, las alteraciones en el desarrollo neurológico y cerebral y a los trastornos del comportamiento.

 

Por su parte, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) ha reconocido que más del 90% de los estadounidenses tienen trazas en su organismo de esta sustancia, aunque generalmente por debajo de la "dosis diaria tolerable". Un umbral de seguridad que para la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de Francia (Anses) no es del todo exacto, tras reunir en un estudio de 2011 datos científicos suficientes como para fomentar la necesidad de sustituir esta sustancia en los envases en contacto con alimentos "cuanto antes".

 

Su prohibición, a debate en España

"El Bisfenol A es la estrella de los disruptores endocrinos, el más estudiado. Hay una base científica impresionante, con más de 1.000 estudios realizados. Los datos científicos han hecho que la agencia de seguridad alimentaria francesa, la Anses, tome la decisión de prohibirlo. No queremos que España vaya a remolque, sino que esté en la vanguardia y ya hemos empezado contactos con grupos políticos", explicó durante la rueda de prensa el director de la campaña de la Fundación Vivo Sano, Carlos de Prada, que lleva por título “Hogar sin tóxicos”.

 

Al margen de los niveles que se detecten en las personas, si bien la comunidad científica internacional no ha conseguido aún consensuar una posición común respecto a los perjuicios de la exposición al Bisfenol A, en cambio ya si ha llegado a un acuerdo para reconocer que los bebés y niños pequeños son el grupo poblacional con más riesgos. Un primer indicador que confirma que la situación en relación a los efectos nocivos de esta sustancia, está lejos de estar controlada.

 

El 13 de diciembre pasado la Asamblea Nacional francesa votó de forma casi unánime a favor de una ley que prohíbe el uso de Bisfenol A. De esta forma, Francia se convierte en el primer país europeo que erradicará esta sustancia química, utilizada también para fabricar envases como botellas o tuppers y en los revestimientos de latas de conserva. Previamente, la Unión Europea ya había eliminado el Bisfenol A de los biberones infantiles en 2011.

 

El asunto es incómodo, molesto para un sector de la industria. Lo que explica que en España, mientras  los intereses económicos manden, los principios perderán la batalla. Y los esfuerzos por asegurar la salud de los consumidores se relegan. 

 

El propio Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Organización Mundial de la Salud han presentado un informe encargado a 16 especialistas para evaluar las evidencias científicas relacionadas con los efectos de los disruptores endocrinos. Un estudio preventivo que reconoce en una de sus principales conclusiones que estos compuestos químicos son una “amenaza global” que hay que vigilar.

 

Los cierto es que los encargados de estas industrias se resisten a admitir su responsabilidad en la producción de este tipo de productos. El debate se sitúa entonces en si debe o no el gobierno legislar cuanto antes sobre una ley que impida que cualquier material, envase o recipiente destinado a estar en contacto con alimentos y bebidas (y estos en sí mismos) puedan contener Bisfenol A.

 

Por lo pronto, la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA) ha dado un importante paso al elaborar una serie de recomendaciones para limitar la exposición de los consumidores a esta sustancia y que pueden recapitularse en cinco puntos.

 

Código de reciclaje en botellas

El código de reciclaje indica el tipo de plástico usado para su fabricación. Situado en la parte inferior del recipiente (código de identificación de resinas), nos puede ayudar a identificar su presencia. Los plásticos con más trazas de Bisfenol A son los que se registran con los números 7, 3 y 10. En cambio, los que no contienen BPA, ftalato, ni poliestireno expandible son los que llevan los códigos de reciclaje con los números 1 (Pete), 2 (HDPE), 4 (LDPE), y 5 (PP), según la Unidad Especial de Salud Ambiental Infantil (PEHSU).

 

Alternativas a las latas

Las conservas se pueden encontrar tanto en envases de lata como de cristal. La FDA recomienda utilizar lo menos posible las primeras ya que el Bisfenol A utilizado en el revestimiento de las latas puede llegar al contenido de los alimentos, especialmente en el caso de los líquidos, como las sopas y las salsas.

 

Embotellado en vidrio

 

Todos aquellos envases alternativos a los plásticos, incluyendo el vidrio, la cerámica, la madera o el acero inoxidable, son más duraderos, reducen la generación de desechos y, por supuesto, la exposición al BPA. Se recomienda especialmente sustituir el aceite embotellado en plástico por el de vidrio, ya que tiene una mayor tendencia a filtrarse en este producto.

 

Evitar las botellas que se rayen

Asimismo, la FDA recomienda evitar el consumo de alimentos calentados en envases de plástico en el microondas, además de hervir biberones de plástico hecho con BPA. Cuanto más altas sean las temperaturas más fácilmente se liberará y filtrará en los alimentos este producto químico.

 

No reutilizar demasiadas veces

 

Aunque la reutilización de botellas de plástico es útil para reducir los residuos, su uso prolongado en el tiempo puede facilitar que se liberen más fácilmente el BPA.

 

 

Fuentes consultadas:

“El Confidencial”

Fundación Vivo Sano

 

 


5 de junio. Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Sabes cuánto contaminas?

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com