Usted está aquí: HomeMIRADORNacionalCuarta subida de luz… ¿A dónde va a parar cada euro que pagamos?

Cuarta subida de luz… ¿A dónde va a parar cada euro que pagamos?

Publicado en Nacional
Valora este artículo
(0 votos)

Por su interés editorial, Canarias Cultura & Negocios reproduce este artículo de la periodista María Benito, publicado en el diario digital “El Confidencial”, apenas unos días antes de que el gobierno central pegara un subidón del 3.1% al recibo de la luz, cuarta vez que lo hace en 2013. Benito revela en su trabajo que la mitad de lo que pagan los consumidores no es por el consumo directo de la electricidad sino a causa de impuestos destinados a cubrir un déficit que no ha parado de crecer desde 2006 y roza los 30.000 millones. Un atropello al ciudadano que la Organización de Consumidores y Usuario ha denunciado por entender que el Ministerio de Industria ha manipulado los precios.

 

Por María Benito (*)

EL CONFIDENCIAL

 

España tiene una de las facturas de luz más caras de Europa y en octubre subirá por cuarta vez en 2013, un 3,1% por la subasta energética de mayoristas.  El caso es que la mitad de lo que pagan los consumidores no es por la electricidad: se va a impuestos, subvenciones como las de las renovables o el carbón, el presupuesto de la CNE o a cubrir un déficit que no ha parado de crecer desde 2006 y roza los 30.000 millones. ¿Es posible rebajar la factura?

 

Con las modificaciones sobre la tarifa desde 2012 el precio se ha incrementado un 8% y en los últimos seis años acumula una subida del 70% -datos de Eurostat-. La última proviene de las subastas de energía, un tema pendiente de resolver por el Gobierno. La Comisión Nacional de la Energía investiga a las eléctricas por una posible manipulación en la fijación de los precios y la OCU denuncia el sistema, dado que los que compran y venden son los mismos: las cinco grandes eléctricas copan el 90% de la compraventa en las subastas.  

 

De una factura de 51 euros, 11,8 son para las subvenciones a las energías renovables

y casi 5 euros se destinan a amortizar deuda“

 

Las comercializadoras, tanto de gas como de electricidad, ofrecen tarifas muy similares, con escaso ahorro para el cliente y con muy poca transparencia”, subraya un portavoz de la organización de consumidores. Por eso,  ha puesto en marcha este mes una iniciativa para intervenir en el proceso con una compra colectiva y presionar así a la baja los precios. Aunque fuentes del sector dudan de que puedan conseguirlo.

 

La luz, ni la mitad de la factura

Pero los consumidores no se quejan solamente del sistema de subastas, que es uno de los temas que tiene el Gobierno en su agenda para este otoño. En julio el incremento se debió al cambio del método de facturación, que daba más peso a la potencia contratada. Y hace unas semanas se volvieron a aprobar las ayudas del carbón y se sigue pagando a la industria por el sistema de interrumpibilidad -que se les pida dejar de usar el suministro en caso de pico de consumo, pese a que en España sobra potencia, la capacidad de abastecimiento duplica el pico de consumo de 2007-.

 

 

Desglose del destino de la factura de la luz. unesa

 

De la factura de un hogar medio, con un consumo de entre 45 y 55 euros al mes,  el 20%, unos 10 euros corresponden a la energía,  4,4%, es decir, unos 2 euros costean el transporte de la misma y el 13,6%, 7 euros, la distribución, de acuerdo con los cálculos de UNESA. De una factura de 51 euros, 11,8 son para las subvenciones a las energías renovables -los consumidores pagan en total unos 7.000 millones para las primas a las energías verdes- y casi 5 euros, el 9,6% del total se destinan a amortizar deuda.

 

 

Otros 11 euros -aproximadamente- son impuestos -el 18% de IVA y el 5,113% sobre la electricidad- y 4,5 euros, entre el 8 y el 9%, se pagan para cubrir otros costes, es decir, cubrir la moratoria nuclear, la gestión de residuos radioactivos la capacidad del ciclo combinado, las ayudas al carbón, el bono social y la compensación extrapeninsular. La CNE también se financia a través de un porcentaje de la factura.

 

 

 

 

Reducir el recibo

La propuesta de la OCU es una medida colectiva que todavía no se sabe si servirá para rebajar los precios o no. Mientras y a la espera de la reducción de primas a las renovables o a la llegada de una improbable bajada de impuestos, los consumidores pueden llevar a cabo una serie de acciones para ahorrar, sobre todo en la nevera, la televisión y la iluminación general.

 

 

Causas de perdida de frio y energia de los frigorificos-

 

El frigorífico es el electrodoméstico que más gasta –supone el 18% del consumo eléctrico de un hogar-. Por eso es importante fijarse al comprarlo en que el aislante es el mejor –por ahí se pierde el 68% del frío-, asegurarse de que cierra correctamente, prestar atención a la etiqueta de calificación energética y hacer un uso correcto del mismo, es decir, no meter la comida caliente, no tenerlo vacío y no ponerlo por debajo de una determinada temperatura. Su funcionamiento y consumo también depende de que esté situado en una zona ventilada y alejada de focos de calor y que no genere escarcha. La diferencia entre una nevera con calificación ‘A’ y una con ‘A+++’ es que la segunda consume un 60%, lo que puede suponer un ahorro de unos 60 euros anuales, el 10% de la factura de luz de un hogar medio.

 

 

Respecto a la iluminación de la vivienda, además de la recomendación obvia de aprovechar al máximo las horas de luz, los expertos aconsejan utilizar bombillas de bajo consumo o LED, en lugar de las incandescentes. Las LED son más caras, pero es una inversión ya que consumen muy poco y duran mucho: tienen una vida útil de 5.000 horas y un consumo de 0,05 kWh, además, el 98% de la energía que gastan se transforma en luz, frente a las incandescentes que solo aprovechan el 5%. En euros, una bombilla incandescente de 50W encendida 5 horas diarias, 30 días al año gastaría más de 12 euros. Un tubo fluorescente de 36W, 9,36 euros y una bombilla LED de 4W, 0,82 euros, según datos de los fabricantes de iluminación. Los cálculos varían en función de los parámetros que se consideren: "Si sustituimos una bombilla incandescente por otra de bajo consumo podemos llegar a alcanzar un ahorro de 197 euros al año", destacan desde E.On.

 

La diferencia entre una nevera con calificación ‘A’ y una con ‘A+++’ es que la segunda consume un 60%, lo que puede suponer un ahorro de unos 60 euros anuales

 

Por su parte, los televisores representan el 10% del consumo eléctrico de las familias, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía.  El consumo fantasma, el de los pilotos de modo de espera de televisiones, equipos de música y cargadores suele ser el 2,2% del gasto total de luz al año, de acuerdo con el organismo dependiente de industria, apagarlo supone un ahorro medio de más de 13 euros.  Desde E.On hacen estiman el coste de dejar todos los aparatos en stand-by de hasta el 7% del consumo eléctrico del hogar, es decir, que se podría ahorrar hasta 42 euros si se apagan. Y en la cocina, utilizar el microondas en lugar del horno convencional gasta entre el 60 y el 70% menos de energía.

 

Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos consejos para reducir el consumo afectan a un porcentaje limitado de la factura y que tras el cambio de julio, cuesta más la potencia contratada, por lo que resulta imprescindible revisar cuál se tiene y ajustarla a las necesidades reales del hogar

 

(*) REDACTORA FIN DE SEMANA

mbenito[@]elconfidencial.com

 

 


5 de junio. Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Sabes cuánto contaminas?

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com