Usted está aquí: HomeMIRADORNacionalLa Fiesta Nacional: una conmemoración de todos

La Fiesta Nacional: una conmemoración de todos

Publicado en Nacional
Valora este artículo
(0 votos)
Imágenes del Desfile Militar en el Paseo de la Castellana (Madrid) con motivo del Día de la Fiesta Nacional, presidido por SS. MM. Los Reyes y numerosas autoridades. Imágenes del Desfile Militar en el Paseo de la Castellana (Madrid) con motivo del Día de la Fiesta Nacional, presidido por SS. MM. Los Reyes y numerosas autoridades.

 

 

Cada año, el 12 de octubre, España celebra el Día Nacional de España, popularmente conocido como Día de la Hispanidad, según recoge la Ley 18/1987 como Fiesta Nacional. Esta histórica efeméride rememora el encuentro entre dos mundos, tras la llegada de Cristóbal Colón a América en 1492. Sin embargo, en los últimos años, algunas fuerzas políticas y diversos colectivos de extrema izquierda han querido tergiversar la historia vinculando esta fiesta con el franquismo, cuando en realidad su origen está estrechamente ligado al concepto de pluralidad cultural y política de España e Hispanoamérica como forma apropiada para fomentar sus lazos históricos, culturales y económicos comunes. En lugar de una falsa patriotera o una fecha de apropiación partidista, el Día de la Hispanidad debería convertirse en el cimiento de un proyecto compartido por todos los españoles.

 

 

 

Félix  Salas (*)

 

Pablo Iglesias y otros podemitas, Carmena e Izquierda Unida, así como los independentistas no fueron al desfile militar por el Día de la Hispanidad, ni a la posterior celebración. El “pequeño gran líder” alegó que era una actividad anti patriótica y los otros no sé si manifestaron algo, o simplemente, no fueron.

 

 

Estoy convencido que hubieran asistido muy felices, si se hubiera tratado de la celebración del intento de golpe de estado de Hugo Chávez, en Venezuela en 1992 o a otros actos de dudosa reputación democrática como la conmemoración de la revolución iraní del Ayatola Jomeini o la celebración del desfile del “camarada” Kim Yong Ung. Pero asistir al desfile de las fuerzas armadas españolas, imposible, eso no tiene nada que ver con los “progres”.

 

A pesar de la negativa y de las críticas de los “progres”, decidí sentarme delante de la pantalla del televisor a ver el desfile, aunque corriera con ello el riesgo que me llamasen “facha”.

 

 

Debo reconocer que la media parte de español que tengo, como la otra media parte de cubano, sintieron el orgullo de poder ver a una institución, capaz de proteger a la nación española y de cumplir las misiones que les han sido encomendadas, en las cuales, han dado la vida, varios militares.

 

Sin embargo, y a pesar de los años transcurridos, no pude evitar recordar la desgraciada imagen de Zapatero, ordenando a las tropas españolas salir de Irak y la anécdota de los soldados polacos haciendo señales que rememoraban la acción de las gallinas. En este punto, debo aclarar, como así los hechos han demostrado, que ni los polacos ni el resto de los soldados que formaban parte de la misión en ese país pensaron en ese momento que los militares españoles eran cobardes, sino que se referían al gobierno que incumpliendo lo que había dicho, los mandó a retirar precipitadamente.

 

 

Ante una situación tan vergonzante, los pobres soldados no tuvieron más remedio que obedecer. Solo les quedaba la rebelión y eso no es aconsejable para militares que tienen sentido de la disciplina. Confieso, jamás había sido testigo de una actuación de tanta cobardía como la que escenificó el gobierno de José Rodríguez Zapatero.

 

 

Recientemente escuché al sustituto de Zapatero en el PSOE, Pedro Sánchez, tan tonto y mal intencionado como su predecesor, acusar al gobierno del PP de no estar suficientemente involucrado en misiones internacionales. Y lo dijo sin ruborizarse el ex secretario del partido del mismo gobierno que salió huyendo de Irak que y luego comenzó a hablar de paz, entendida ésta por rendirse ante cualquier enemigo. Es indiscutible, que se ha perdido algo que es muy importante en los seres humanos, sean políticos o no: la dignidad.

 

Madrid se viste de gala cada año para celebrar los actos del 12 de Octubre.

 

 

En esta fiesta, que debería ser de fuerte sentido patriótico, aviones de combate sobrevolaron el centro de la capital española, los mismos que protegen el espacio aéreo del Estado con independencia de la Comunidad que haya que defender.

 

En medio de las tensiones y desavenencias de los partidos anarquistas y soberanistas, con orgullo desfilaron los miembros de la Legión, con su peculiar forma de marchar y el disciplinado cordero, que lleva el paso, sin que nadie la tenga que guiar.

 

 

La marcialidad, tanto de los hombres, como de las mujeres, que forman parte de las diversas unidades, se hizo notar, a pesar del día tan desapacible que hizo en Madrid. Luego escuché en la radio, las entrevistas realizadas a oficiales y clases que se encuentran cumpliendo misiones en distintos países y todos manifestaron, con la firmeza que debe caracterizar a cada militar, su disposición a seguir cumpliendo con su deber en el extranjero, lo cual sin lugar a dudas, nos enorgullece.

 

 

Asistir a estos actos patrióticos es también defender la democracia, aunque les pese a quienes se niegan a aceptar esta verdad y esta popular tradición que refuerza los vínculos de la identidad de los españoles.


5 de junio. Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Sabes cuánto contaminas?

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com