Usted está aquí: HomeVIDEOMás preguntas, señores alumnos

Más preguntas, señores alumnos

Publicado en Video

La curiosidad es el principal motor de aprendizaje. Según Ramsey Musallam, los profesores deben estimularla.

Casi cualquier profesor podrá contar sus experiencias acerca de lo complicado que resulta mantener la atención de los alumnos durante un tiempo más o menos prolongado. Lo de plantearse que adopten una actitud activa que les empuje a encontrar nuevos caminos de conocimiento es, en muchos casos, sencillamente utópico. Ramsey Musallam explica cómo consigue despertar en sus alumnos la curiosidad por aprender.

Ramsey Musallam es profesor de química de secundaria. Durante mucho tiempo fue como la mayoría de los educadores, practicaba la separación de jerarquías y poderes entre profesores y alumnos como algo normal. Por un lado el púlpito y los pupitres por el otro. De una parte un discurso magistral de una ecuación y la aceptación pasiva desde la audiencia.

Fue, sin embargo, un aneurisma que casi termina con su vida en 2010 lo que le hizo replantearse muchas cosas. Entre otras, la manera en que desempeñaba su trabajo como profesor. Musallam observó que, en una situación que no era sencilla de manejar y que a él le aterrorizaba, su cirujano se mostraba tranquilo y confiado.
 

Le preguntó cómo hacía para mostrarse así. Su médico le dijo que se basaba en tres premisas sobre las que se apoyaba: la curiosidad suficiente como para cuestionarse planteamientos que pueden no funcionar, la pérdida del miedo a los procesos de prueba y error y, por último, la capacidad de asimilar información para elaborar nuevos procesos.


Ramsey Musallam cayó en la cuenta de que algo muy básico le estaba pasando desapercibido. “Las preguntas de los alumnos son las semillas del aprendizaje real”, explica Musallam en la charla en TED. Y así fue cómo adaptó las tres reglas que le sugirió su cirujano.

 

Para el profesor, es esta suerte de crowdsourcing, la que ayuda a mejorar la ‘calidad del servicio’. “Las preguntas pueden ser la fuente de una gran instrucción, pero eso no ocurre a la inversa”, señala. “Hay que sorprender a los alumnos, dejarlos perplejos, plantear preguntas que ofrezcan respuestas para confeccionar métodos de enseñanza”. Esa sería la primera regla.

La segunda es aceptar el desastre. “Sabemos que el aprendizaje puede ser muy feo”. La prueba y el error pueden ser partes útiles e informales de lo que señalan los rígidos epígrafes de los libros y manuales.

La tercera regla que propone el profesor es practicar la reflexión. Todos los procesos son revisables y están sujetos a constantes y potenciales cambios.

Ramsey Musallam quiso también alertar acerca de lo inconveniente de situar a la tecnología como centro de los procesos de aprendizaje. “La curiosidad trasciende todas las tecnología y modas en la educación. Anteponer estas tecnologías a la inquietud de los estudiantes nos priva de lo más interesante de todo esto: las preguntas de los alumnos”. El profesor explicó que “una clase aburrida en un móvil es igual de deshumanizante que una en clase normal, aunque vaya vestida de lujo”.

La implantación de la tecnología tiene lecturas muy positivas y facilita la divulgación desde muchos puntos de vista. Sin embargo, las dificultades empujan a los alumnos a esforzarse y buscar soluciones.

Video relacionado: Ramsey Musallam TED

 

Cortesia de www.yorokobu.es

Visto 2172 veces

5 de junio. Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Sabes cuánto contaminas?

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com